María José Claramunt, exdirectora de la selección
María José Claramunt, exdirectora de la selección - EFE
Caso Soule

«Esther la va a largar»

Las escuchas revelan el gran poder de Claramunt y su mala relación con la secretaria general de la Federación Española de Fútbol

Actualizado:

Con el despido de María José Claramunt cae la única de las imputadas por la operación Soule que aún continuaba en la cúpula de la Federación Española de Fútbol. El resto de los principales investigados por el juez Pedraz han ido abandonando sus despachos en Las Rozas. Antes de las detenciones de Ángel María Villar, su hijo Gorka y el vicepresidente Juan Padrón, ya habían sido despedidos el secretario general, Jorge Pérez, y el administrador, José María Castillón. Y quienes ahora gobiernan de manera interina la Federación –el presidente, Juan Luis Larrea, y la actual secretaria general, Esther Gascón– no están imputados.

Precisamente Larrea y Gascón eran dos de las personas con las que Claramunt mantenía una peor relación, sobre todo con la secretaria general. Así queda acreditado en una de las conversaciones interceptadas por la UCO. El 29 de mayo, el directivo Jorge Vaquero le anuncia a Gorka Villar que Gascón va a «largar» a Claramunt. Además, Vaquero acusa a la entonces directora de la selección de chantajear continuamente «a la casa» y a Villar. Este directivo pone como ejemplo el caso de los relojes regalados a los jugadores por su clasificación para la última Eurocopa y cuyo coste no había sido aún abonado a una joyería de Gandía: «Es que como yo hable... es que si yo no paro la rebelión que hay montada con los jugadores, arde Troya», asegura Vaquero que iba amenazando Claramunt al resto de la cúpula directiva.

«Me cago en la Ley»

Mucho más comprometedora para Claramunt resulta la conversación que mantiene el 21 de abril con Villar, y de la cual se desprende que ofreció a un policía nacional de Murcia el control de un partido de la selección a cambio de «no poner trabas en la consecución de la celebración del partido». Y ello a pesar de que, según reconoce la propia investigada, ello podría suponer saltarse la ley:«¡Me cago en la normativa y en la Ley del Deporte, no se ha cumplido en seis meses, se va a cumplir ahora!», exclama.

El enorme poder que tenía como directora de la selección y responsable de márketing de la Federación le llevó a participar directamente en dos de los más graves que investiga el juez Pedraz, como es el finiquito del contrato con Santa Mónica, que supuso un multimillonario quebranto para las arcas de la Federación, y la negociación de partidos de la selección para supuestamente beneficiar a Gorka Villar. Otros imputados también le acusan directamente de haber dejado perder importantes contratos de patrocinio:«Javi, nos acaban de quitar doce millones de Iberdrola... ¡Doce millones! Seis millones por año, aquí no pasa nada...La Claramunt, por mala gestión», le dice Juan Padrón a su amigo Javier Clemente en una de las grabaciones interceptadas por la UCO.

Ingresos de 908.000 euros

Las actividades de Claramunt están siendo investigadas desde su propia contratación, que se produjo en el 2011, cuando trabajaba en la empresa de márketing y representación Actyvos. A la Guardia Civil le llama la atención que «muy significativo» aumento de los ingresos que Actyvos recibe procedentes de la Federación, que pasan de los 86.000 euros en 2010 a los 644.000 en 2011 coincidiendo con la contratación de Claramunt, que además sigue en 2011 y 2012 cobrando de ambas empresas. Según el sumario, Claramunt percibió de la Federación 908.000 euros entre 2011 y 2016.