Fútbol modesto

Un equipo pide a la Guardia Civil que le haga un control de alcoholemia al árbitro

Sucedió en un partido de la Segunda División de Lugo de fútbol veterano

Actualizado:

El partido entre el Monterroso y el A Canteira de la Segunda División de Lugo de fútbol veterano acabó con la Guardia Civil en el terreno de juego, pero no por un altercado en las gradas o entre los jugadores de los dos equipos. La benemérita intervino a petición de los jugadores del Monterroso, que le solicitaron practicar un control de alcoholemia al árbitro del choque.

Todo se originó en la decisión del club visitante, que a la media hora del encuentro se retiró a los vestuarios tras la expulsión de su capitán por discutir con el árbitro un gol local, según ha desvelado el diario 'El progreso' de Lugo.

La respuesta del colegiado a la petició de explicaciones por parte del jugador visitante, encarándose con él, propició que el Monterroso decidiese abandonar el terreno de juego. Sin embargo, una vez calmados los ánimos, cuando pretendieron reanudar el partido se encontraron con la misma actitud en el colegiado y su negativa a retomar el choque.

La agresividad del árbitro, encarándose a varios jugadores, fue el motivo por el que los visiatntes decidieron solicitar la interveción de la Guardia Civil para que hiciese un examen de alcoholemia.

Finalmente los agentes no pudieron hacerle esta prueba al no tener competencia para hacerlo, si bien ofrecieron al equipo visitante acudir al cuartel a poner una denuncia, algo a lo que el Monterroso se negó, pues no quería llevar el asunto a ese terreno.