Historia de los Mundiales

Los diez jugadores que se destaparon en un Mundial

De Pelé en 1958 a Iniesta en 2010, pasando por Eusebio, Cruyff, Kempes, Maradona y Matthaus

Actualizado:

Uruguay conmocionó al mundo y provocó suicidios en Brasil en 1950. Los celestes se adjudicaron el Mundial de brasil 1950 ante los locales, favoritos, en un Maracaná repleto con 155 espectadores. allí se destapó ante el universo una selección que era muy grande, pero que parecía inferior a Brasil. Demostraron su alcurnia. ABC expone ahora a diez jugadores que, como la Uruguay de Schiaffino y Ghiggia, se destaparon en un Mundial.

12345678910
  1. Pelé con la Brasil campeona de 1958

    Pelé, para muchos el mejor jugador de la historia, con tres Mundiales en su haber, se destapó en Suecia 1958. aquel niño del Santos se convirtió en el artífice del éxito de Brasil, que ganaba su primer Mundial de los cinco que ostenta. Después triunfó en 1962 y en 1970 de nuevo con Pelé, en 1994 con Romario y en 2002 con Ronaldo.

  2. Eusebio, la gran Portugal de 1966

    Eusebio lideró a la gran Portugal que brilló en Inglaterra 66 junto a Coluna, Simoes, Pinto y Torres, entre otras estrellas del gran Benfica de los sesenta, ganador de dos Copas de Europa.

  3. Jairzinho, con la Brasil de 1970

    En una Brasil repleta de estrellas, con Pelé a la cabeza y Gerson, Riveliño, Tostao, Clodoaldo y Carlos Alberto a su vera, Jairzinno era la bala que rompía por la banda derecha con su regate, muchas veces ejecutado por el interior para romper a los laterales zurdos. Un extremo puro, fino, de finta. de los que ya no salen.

  4. Cruyff, en la Holanda de 1974

    El holandés fue el jefe de la Holanda que lució en Alemania 1974, que perdió la final ante los caseros, la Alemania de Beckenbauer, Muller y Breitner. Cruyff confirmó su «dribling», su velocidad, su calidad y su talento con su país, en un Mundial, tras ganar tres Copas de Europa con el Ajax.

  5. Kempes, con Argentina en 1978

    El exdelantero del Valencia fue el goleador de la Argentina de Menotti en 1978. Su disparo y sus recursos para entrar en el área en tres zancadas y superar al defensa rival quedaron patentes en cada partido. Un ariete de talla mundial.

  6. Maradona, en México 1986

    El espectáculo del fútbol hecho realidad. Lástima que Maradona, después, se echara a perder en todos los sentidos. El argentino conquistó al mundo con su goles ante Inglaterra, el mejor de la historia, desbordando a cuatro adversarios desde el centro del campo, y el peor, el de «la mano de dios», que acabó por rematar a Inglaterra. También decidió frente a Bélgica. Sentenció el Mundial de México 86 con una clase mágica que marcaba la diferencia con el resto de los mortales.

  7. Matthaus con Alemania en 1990

    El centrocampista alemán fue el motor que dio a Alemania el Mundial de Italia 90 con su poderío, su disparo y su obsesión por ser campeón del mundo con su país. era el reto de su vida. Lo consiguió.

  8. Zidane en la Francia del 98

    Aire fresco en la tradición mundialista. Francia conquistó su primera Copa del Mundo gracias a la clase magistral de Zidane, rodeado de un equipo disciplinado, recio, fuerte físicamente y práctico. Hasta Zinedine fue práctico. Marcó goles hasta de cabeza y los franceses derrotaron a Brasil.

  9. Ronaldo, con Brasil en 2002

    Ronaldo consolidó su estrellato mundial con la victoria de Brasil ante la Alemania de Khan en el Mundial de Japón y Corea del Sur en 2002. Sus incursiones, su finta y su facilidad para marcar goles impuso la alcurnia de Brasil. La final la decidió el madridista con dos dianas de lujo ante los germanos.

  10. Iniesta en Sudáfrica 2010

    Iniesta remató el primer Mundial para España en 2010. El barcelonista se destapó en el Mundial y durante toda una era con España, al lado de Xavi, Xabi, Villa, Silva, Ramos, Casillas, Busquets, Torres y otros futbolistas españoles que firmaron un triplete histórico: Eurocopa 2008, Mundial 2010 y Eurocopa 2012.