Mercado de fichajes

La decadencia de Robinho

El otrora sucesor de Pelé, se marcha a la liga turca a sus 33 años para jugar en el Sivasspor, un equipo recién ascendido.

Actualizado:

El equipo turco Sivasspor, radicado en la ciudad de Sivas en Anatolia central, ha anunciado un «acuerdo de principio» con el delantero brasileño Robinho, aseverando que el jugador viajará hoy a Turquía para firmar el contrato: «El delantero Robinho, con el que hablamos desde hace mucho tiempo para un fichaje, y con el que llegamos a un acuerdo de principio, estará mañana en Sivas», indica el escueto comunicado, publicado en la web oficial del club. Tras las últimas entrevistas, (el jugador) firmará el contrato oficial», concluye la nota. El Sivasspor, habitualmente uno de los 18 equipos de la Superliga turca, acabó la temporada pasada en Segunda, pero regresó este otoño a la Primera división y se sitúa actualmente en el octavo puesto.

De este modo, Robinho, de 33 años, volverá a dar un nuevo paso atrás en una carrera que parecía prometedora, pero que se ha quedado en una más. El llamado sucesor de Pelé no ha dejado de caer en picado desde su abrupta salida del Real Madrid, en septiembre de 2008. Cuarenta millones pagó el Manchester City por un futbolista que apenas aportó al equipo inglés, como tampoco lo hizo en su siguiente club, el Milán, de donde además se fue con una condena de delito sexual por una violación grupal.

Sus últimos destinos, el Guangzhou Evergrande y el Atlético Mineiro de su país, al que se une ahora el Sivasspor turco, no han hecho más que confirmar la decadencia de un futbolista que no pasará a la historia por sus goles ni su talento, sino por su conflictividad y su dudoso rendimiento de crack sobre un terreno de juego.