Albert Esteve, presidente del Lleida
Albert Esteve, presidente del Lleida - @Lleida_Esportiu
Segunda B

Cruce de acusaciones entre Lleida y Atlético Saguntino por la camiseta de la «senyera»

Mientras el club catalán afirma que avisó de su intención, el conjunto valenaciano niega que fuera informado a lo largo de la semana

Actualizado:

La polémica suscitada este domingo por la negativa arbitral a que el Lleida, conjunto del Grupo III de Segunda B, vistiera un uniforme de la «senyera» en su partido de Liga ante el Atlético Saguntino ha provocado un cruce de acusaciones entre ambos clubes horas después de la finalización del encuentro.

El Lleida emitía este domingo un comunicado en el que explicaba que la RFEF le había prohibido jugar con una camiseta cuatribarrada (con los colores de la bandera de Cataluña), a pesar de haber solicitado el cambio por su habitual zamarra, de color azul. «La tripleta arbitral comunica al Lleida Esportiu, a pesar de haber avisado a la Real Federación Española de Fútbol y al Atlético Saguntino para jugar hoy con la camiseta oficial de la 'senyera', que nos prohíbe jugar con ella por orden de la RFEF, con advertencia de que en caso de omisión, no se disputaría el partido», aseguraba en su comunicado.

El Atlético Saguntino, sin embargo, desmentía al Lleida y después del encuentro también hacía público un comunicado en el que aseguraba que el club catalán no le había informado a lo largo de la semana de su intención de vestir un uniforme con la «senyera», por lo que no tenía obligación de viajar a Lérida con su segunda equipación. Por ello, asegura que ha seguido las indicaciones del árbitro y ha jugado con su habitual camiseta de color rojo, desmarcándose de cualquier polémica de carácter político.

El Lleida, sin embargo, ha publicado en su cuenta oficial de Twitter los comunicados que envió a lo largo de la semana tanto a la RFEF como al Atlético Saguntino informando de su intención de vestir este domingo con la «senyera».

El presidente de la entidad ilerdense, Albert Esteve, aseguró en Catalunya Radio que el razonamiento del árbitro, Pedro Campoy Candela, para impedir que su equipo jugara con la camiseta de la «senyera» se sustentó «en un informe de la Federación que no hemos leído y que hemos solicitado».

En el acta del partido, el colegiado no ha reflejado la polémica y solo ha explicado que pidió que el guardameta local cambiara su camiseta porque lucía una distinta a la que le había comunicado el delegado del Lleida, Juan Manuel Rueda, que se negó el informe del colegiado murciano al no estar de acuerdo con lo recogido. Por este motivo, el encuentro comenzaba con unos minutos de retraso.