Historia del Mundial

Cosas que debes saber de cada Mundial

Van Gaal le pidió a Keylor, al final del Holanda-Costa Rica, firmar por el United, pero ya era jugador del Real Madrid

Actualizado:

Keylor Navas fue elegido el mejor portero del Mundial de Brasil, 2014. ¿A qué no sabías que Van Gaal, seleccionador de Holanda, le pidió fichar por el Manchester United, al que entrenaría un mes después, al final del partido que enfrentó a los holandeses con Costa Rica?

¿A que tampoco sabías que Navas le respondió que no podía, porque ya estaba fichado por el Real Madrid? Son datos que definen las cosas pequeñas de los Mundiales y dan humanismo al mero resultado futbolístico. Ahora llega el Mundial de Rusia. Los Mundiales de fútbol, desde que empezaron en el año 1930 en Uruguay, han deparado infinidad de curiosidades y anécdotas que han quedado marcadas en la retina de los aficionados. Hubo un parón de doce años, desde 1938 a 1950, en el que no se celebró ningún campeonato con motivo de la Segunda Guerra Mundial. Sin duda, el mejor recuerdo para los aficionados españoles llegó en el Mundial de Sudáfrica 2010, que acabó con triunfo de España con el inolvidable gol de Iniesta. Estas son anécdotas que no conocías de cada Copa del Mundo:

Mundial de Uruguay (1930). Manuel Ferreira no jugó un partido porque tenía examen final. El capitán de la selección argentina, Manuel Ferreira, estaba estudiando en la universidad y se le permitió perderse el partido contra México porque ese día tenía que presentarse a un examen final.

Mundial de Italia (1934). Mussolini pagó su entrada al estadio. El dictador italiano Benito Mussolini sabía cómo ganarse el aprecio de su gente. En el Italia-Estados Unidos, «Il Duce» se negó a entrar al estadio sin pagar, y fue a la taquilla a comprar su entrada y la de sus hijos.

Francia 1938. El húngaro Gyorgy Sarosi, abogado, rechazó en un principio la oferta de ser el capitán, pues le habían dado un gran caso para defenderlo. Su técnico logró convencerlo y Sarosi fue la estrella de su equipo.

Brasil 1950. Suicidios. Hubo muchos daños colaterales tras el triunfo de Uruguay ante Brasil en Maracaná. Muchos brasileños se suicidaron. La trágica derrota de Brasil trajo consigo daños muy graves. El guardameta brasileño Moacir pasó el resto de sus días abandonado y en la pobreza.

Mundial de Suiza 1954. La mano inocente que dejó a España sin Mundial fue un niño. Le encargaron sacar la papeleta que decidió si España o Turquía iban a Suiza en 1954, tras acabar en empate la eliminatoria y el desempate. Los turcos lo invitaron a tierras helvéticas.

Mundial de Suecia 1958. El futbolista ruso Eduard Anatolevich Streltsov fue acusado por una mujer de haberla violado unos días antes de ir al Mundial de Suecia. El Gobierno ruso lo envió a una prisión de Siberia condenado a cinco años.

Mundial de Chile 1962. En el Mundial de Chile de 1962 se permitieron realizar por primera vez dos sustituciones. En lo anteriores campeonatos mundiales solo se podía cambiar al guardameta en caso de lesión.

Mundial de Inglaterra 1966. El gol fantasma del inglés Geoff Hurst es inolvidable y los alemanes han acusado siempre a la FIFA de regalar el título a Inglaterra, que nunca ganó ni un título más, ni Eurocopa ni Mundial. La final del Mundial de Inglaterra 1966 se vio envuelta en polémica por la forma en la que el equipo anfitrión logró coronarse contra Alemania, con el llamado gol fantasma del internacional inglés Geoff Hurst. Está en la mente de toda Alemania, que mereció ganar aquel torneo.

Mundial de México 1970. La mejor selección brasileña de la historia, el mejor equipo de los Mundiales, se llevaba su tercer Mundial al derrotar 4-1 a Italia. Dos claves definieron a aquella selección de ensueño: juego colectivo y movilidad y un Pelé impresionante, que ya ganó en 1958 y en 1962.

Mundial de Alemania 1974. El Gobierno holandés se pasó de listo y lo pagó caro. Antes de la final contra Alemania imprimió 100.000 estampas con la frase: Holanda, campeón del Mundial. Después de la derrota, la oficina de correos tuvo que destruir toda la serie.

Mundial de Argentina 1978. Hubo jugadores que dijeron, en secreto, que aquello fue un atraco político. El Mundial de Argentina estuvo tremendamente marcado por la política y los amaños. Como sucedió en la última jornada de la fase de grupos, cuando Argentina para clasificarse tenía que hacer un 6-0 a Perú. Los marcó.

Mundial de España 1982. El partido de la vergüenza. Alemanes y austríacos se las ingeniaron para que los dos pasaran, ya que Alemania tenía que ganar por un gol. Los austríacos se dejaron meter un tanto y ambos se dedicaron a mirarse el resto del encuentro.

Mundial de México 1986. La «mano de dios» y el mejor gol de la historia. Inglaterra y Argentina se vieron las caras en plena guerra de Las Malvinas. Un partido que pasó a la historia porque Maradona marcó el mejor gol de los mundiales, el primero, y decidió el duelo con otro tanto anotado con la mano. No hubo sanción al argentino posteriormente. Se apoya la pillería.

Mundial de Italia 1990. En la final Alemania-Argentina, el árbitro pitó un penalti decisivo. Matthäus, el especialista, pidió a Brehme que lo tirara, ya que sus botas se habían roto, y al cambiarlas no se sintió cómodo para ejecutarlo.

Mundial de Estados Unidos 1994. El más viejo en un Mundial hizo gol. Con más de 40 años, el camerunés Roger Milla logró dos récords en el partido contra Rusia en la fase de grupos: se convirtió, con 42 años y 39 días, en el jugador más viejo en jugar y en marcar en un mundial.

Mundial de Francia 1998. Fernando Redondo se negó a ir a la peluquería y no jugó el Mundial. El exseleccionador argentino Daniel Pasarella obligó a los jugadores argentinos a cortarse el pelo, pero el exblanquiazul Fernando Redondo se negó a ir al peluquero y se quedó sin Mundial.

Mundial de Corea del Sur 2002. Al-Ghandour liquida a España. El colegiado Al-Ghandour se erigió en el triste protagonista del Corea del Sur-España, cuando en la prórroga anuló un gol a Morientes, al considerar que el balón conducido por Joaquín junto a la línea de fondo había salido. Fue absolutamente legal.

Mundial de Alemania 2006. El triunfo de Italia no fue un buen negocio para una cadena de electrodomésticos de ese país, ya que antes del Mundial lanzó la oferta de devolver el dinero al que le comprase un televisor si los italianos ganaban el título.

Mundial de Sudáfrica 2010. Gol, título y sin Balón de Oro. Un gol de Iniesta en la prórroga de la final jugada ante Holanda en el estadio Soccer City de Johannesburgo le dio el primer Campeonato del Mundo a España. El delirio. Pero no le dieron el Balón de Oro.

Mundial de Brasil 2014. El 1-7 que sonrojó a Brasil como si viviera otro Maracanazo. Tras una exhibición, Alemania le propinó a Brasil la mayor goleada de su historia (1-7), clasificándose para la final. Fue la mayor derrota de Brasil, junto a un 6-0 de Uruguay en la Copa América de 1920. Alemania fue campeona.