Benito Mateo, en las instalaciones del Hebei Fortune, su nuevo equipo en China
Benito Mateo, en las instalaciones del Hebei Fortune, su nuevo equipo en China
Fútbol

Benito Mateo, un jardinero galáctico en el fútbol mundial criado en el Constancia de Inca

Contratado por el Hebei Fortune, es el primer especialista en césped fichado por un club de la Superliga china

Actualizado:

No solo entrenadores mediáticos y futbolistas con aura de estrellas. China, un país que aún intenta superar la decepción por la ausencia de su selección en el próximo Mundial, quiere a los mejores para intentar que su fútbol siga creciendo y acaba de dar otro paso más al fichar a uno de los grandes «gurús» en el cuidado del césped en los estadios. Benito Mateo, contratado por el Hebei Fortune para las dos próximas temporadas, se ha convertido en el primer jardinero español que aterriza en el país asiático, donde ya trabaja. «Era una gran oferta deportiva y económica que no podía rechazar», explica a ABC después de las primeras jornadas en su nuevo club. Aquí vuelve a estar al servicio de Manuel Pellegrini, técnico con el que ya coincidió en el Málaga y el gran valedor de su fichaje.

Otro reto para un jardinero que nació en Lorca (Murcia) hace 54 años y que ya ha exhibido su destreza en España, Italia y Grecia. Ahora afronta un apasionante desafío en Quinhuangdao, ciudad situada a 300 kilómetros de Pekín y sede del Hebei Fortune, equipo de la Superliga china en el que brillan el costamarfileño Gervinho y el argentino Lavezzi, antiguas figuras en el fútbol europeo. Ahí se ha encontrado con un proyecto ambicioso que incluye la construcción de un nuevo estadio y una moderna ciudad deportiva. Es césped es cosa suya.

Benito Mateo
Benito Mateo - ABC

Lleva trabajando solo unos días en China, tiempo suficiente para darse cuenta de que «la cultura futbolística es muy diferente a la que se vive en España», donde su trabajo tiene gran repercusión después de convertir en alfombras la hierba de estadios como La Rosaleda de Málaga o Mestalla, en Valencia. Fue en el modesto Constancia, sin embargo, donde comenzó a familiarizarse con el abono y el rastrillo. Y es en este club de la Tercera división balear donde mejor conocen a uno de los jardineros más admirados en el fútbol español. «Su hermano era el utillero y llegó aquí por él. Siempre fue autodidacta, aprendió durante años y con su trabajo ha conseguido convertirse en uno de los mejores jardineros de césped natural», explican desde el equipo asentado en el turístico municipio de Inca.

Llamada de Héctor Cúper

La vida de Benito Mateo cambió un día por casualidad. En la época en la que el Héctor Cúper ejercía como técnico, el Mallorca tuvo problemas en su césped y el Constancia le cedió su estadio para entrenarse. El argentino se quedó prendado del inmejorable estado que presentaba la hierba de aquel campo, más propia de un equipo de Primera que de un conjunto de categorías inferiores. Después de conocer al responsable de aquella obra de arte, pidió que fuera contratado. Sin esperarlo, un desconocido jardinero comenzó su carrera en el fútbol profesional. China es su nueva estación.

La trayectoria de Mateo ha sido vertiginosa. Durante su etapa italiana, el propio Cúper le reclutó para el Inter, en 2010 fue atraído por el jeque Al-Thani para trabajar en el Málaga y más tarde se convirtió en el responsable de la hierba de Mestalla. Hace un año regresó a Baleares para reencontrarse con el Mallorca y la semana pasada hacía de nuevo las maletas para viajar a Quinhuangdao. «Es un trabajador incansable y una persona muy fiel a sus inicios y a la gente que le rodea. En China también triunfará, seguro», vaticinan desde el Constancia, entidad que ahora presume de uno de los mejores tapetes de hierba natural que se pueden ver en Tercera gracias a una persona que nunca se olvida de su gente. «Benito se portó de maravilla con nosotros. Tuvimos cerrado el estadio dos años por problemas con el césped, pero, cuando regresó al Mallorca, nos asesoró de manera altruista y supervisó los trabajos de nuestros jardineros». En su aventura China tampoco quiere fallar a Pellegrini, el artífice de su fichaje.

«Su familia también ha estado muy vinculada al conjunto de Inca porque aquí jugó su hijo, ahora ojeador en el Villarreal», añaden desde el club balear. «Echaré de menos mi tierra, pero es una gran oportunidad para seguir creciendo. Con Pellegrini me llevo muy bien y agradezco que se acordará de mí», explica el primer jardinero español en el fútbol chino, donde las condiciones deportivas y económicos que le ofrecieron no podían ser rechazadas.

Nou Camp, el estadio del Constancia, donde luce un césped imponente
Nou Camp, el estadio del Constancia, donde luce un césped imponente-ABC