Messi muestra su camiseta al Bernabéu tras marcar el gol de la victoria nte el Real Madrid
Messi muestra su camiseta al Bernabéu tras marcar el gol de la victoria nte el Real Madrid - EFE

FC BarcelonaLeo Messi cotiza al alza

El club quiere cerrar su renovación cuanto antes. Jorge Messi, que ya está en Barcelona, no tiene ninguna prisa; sabe que el tiempo juega a su favor

BarcelonaActualizado:

Las dos imágenes más icónicas del Barcelona esta temporada resumen la dos gestas del equipo azulgrana: la remontada ante el PSG (6-1) y el triunfo en el Bernabéu (2-3) que vuelve a abrir la Liga. Y el protagonista de las dos instantáneas es Leo Messi. En la primera se erige entre las masas tras el último gol para golpearse el escudo en comunión con la algarabía de la grada. Y en la segunda muestra su camiseta, con su nombre y dorsal, al más puro estilo tauromáquico. Es la constatación que el argentino es el gran referente del club azulgrana tanto dentro del campo como fuera de él.

La dependencia que le ha generado al club y la identificación de la grada hacia su ídolo, que lleva 13 años, toda una vida, en el primer equipo convierten en imprescindible su renovación. Y él lo sabe. Su gesto torero en el Bernabéu es el guiño que realiza el que sabe que tiene la mejor mano en una partida de naipes. Y es que el tiempo juega a su favor porque el argentino se encarga de revalorizarse partido a partido. Con sus goles y sus actuaciones.

Jorge Messi, su padre y agente, llegó la semana pasada a la Ciudad Condal con el objetivo, uno de ellos, de encauzar definitivamente las negociaciones para ampliar su contrato, que expira el 30 de junio de 2018. «Leo Messi es el mejor de la historia del fútbol y queremos que siga con nosotros. Haremos un esfuerzo para ello. Habrá una negociación, habrá tira y aflojas pero, aunque no quiero hablar de cifras, si es el mejor jugador del mundo, lo lógico es que sea el mejor del mundo en todos los aspectos», ha explicado en más de una ocasión Josep Maria Bartomeu. El presidente lleva personalmente la negociación con el progenitor del futbolista.

El argentino se convertirá en el futbolista mejor pagado del mundo, aunque las cifras de su nuevo contrato no son la absoluta prioridad porque las dos partes saben que están abocadas a entenderse. El argentino prioriza, dentro de unos márgenes, su comodidad personal y la ambición deportiva. En este sentido, no es ajeno al proyecto deportivo del equipo porque quiere seguir ganando títulos. Y esta prioridad también tiene vigencia con el próximo entrenador. Ya le sondearon cuando Pep Guardiola se marchó y dio el visto bueno, sucesivamente, a Tito Vilanova, Tata Martino y Luis Enrique. Nunca ha impuesto a nadie pero el club quiere que se sienta a gusto y le consulta las decisiones trascendentes.

Leo está preocupado por el agotamiento que muestra el equipo. Significativo fue su enfado, recientemente, tras ganar al Leganés. Ni siquiera celebró su gol anotado en el último minuto. El club ha tratado de arroparle para que se sienta cómodo. Ha renovado a Neymar y a Luis Suárez porque era una prioridad del proyecto deportivo pero en el trasfondo sabía que si sus dos «socios» en el ataque estaban contentos, repercutiría directamente en él. Bartomeu y Robert Fernández están de acuerdo en reforzar una plantilla que sigue manteniendo el once tipo de la final de Berlín en 2015. En un principio, ese no debería ser el problema.

Más complicado se platea la forma de cuadrar los presupuestos del club sin desestablizar la economía de la entidad. El Barcelona ya roza peligrosamente el tope salarial y, precisamente, las renovaciones esta temporada de Neymar y Suárez han elevado sustancialmente el gasto. El brasileño ha pasado a ganar 25 millones netos y el uruguayo 16, más cuatro en variables. Es el punto de partida que habilita a Messi a pedir una cantidad superior, pero en el horizonte también planean las ampliaciones de Ter Stegen y Andrés Iniesta.

El Barcelona le ha puesto sobre la mesa una propuesta para continuar hasta 2022. Según algunas fuentes consultadas, Jorge Messi estaría pidiendo una prima similar a la de fichaje, que vendría paliar los problemas económicos que han tenido que afrontar con la agencia Tributaria y por los que han sido condenados a penas de 21 meses de cárcel, además de las pertinentes multas. Este bonus sería de unos 40 millones de euros.

140 millones de euros

Las cifras totales que se barajan son de unos 140 millones netos repartidos en esos cuatro años y la cantidad incluiría la prima de fichaje. Los flecos radican ahora en la forma de pago, que podría contener una parte de esta cantidad al término del acuerdo, como concepto de indemnización. Sería una manera de poder cuadrar los números. No obstante, el club sabe que recuperará parte de esa cantidad. Leo es un imán para los patrocinadores.

Jorge Messi y Bartomeu ya tuvieron la pasada semana una primera toma de contacto y se espera que en los próximos días se intensifiquen los contactos. El Barcelona quiere cerrar cuanto antes el acuerdo. El padre del jugador no tiene prisa. Sabe que el tiempo corre a su favor.