Fútbol / Fútbol

El fútbol, violento desde la base

Día 07/12/2014 - 17.00h

Los especialistas lamentan la falta de educación y valores que reciben los niños, que están muy cerca de los altercados en el deporte

Alejados de los focos, cada fin de semana se producen cientos de riñas y peleas en el otro fútbol, demasiado frecuente el conflicto incluso en el deporte no profesional. El fútbol vive estos días con la alarma encendida porque un ultra murió el pasado domingo en una reyerta brutal entre radicales del Frente Atlético y Riazor Blues, agitado el debate porque hay una vida menos.

A partir de una noticia tan drástica se activa la maquinaria a todos los niveles, sin olvidar que todo empieza en la base, fundamental la educación para los más pequeños. En esta tesitura, el fútbol se avergüenza porque en la última memoria de la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia, relativa al curso 2012-13, sale en números rojos: de las 1.177 propuestas de sanción en el deporte 1.150 corresponden al balompié, un 98,38 por ciento más que significativo. Toca remover la tierra y las instituciones ya trabajan en ello.

Esas propuestas de denuncias corresponden al fútbol de elite, al fútbol de millones y diamantes más o menos conocido. El problema está en el fútbol anónimo, repleto de incidentes sin que tenga ni la mitad de repercusión mediática.

En la temporada 2012-13, se registraron 179 encuentros con algún problema, aumentando en un 50 por ciento el intento de agresión al árbitro de turno. Y son datos de partidos de Segunda B, Tercera, aficionados, juveniles, cadetes, alevines, benjamines, infantiles y de fútbol femenino. La violencia está hasta en las matinales destinadas a los más pequeños.

Violencia verbal

«En partidos de benjamines, infantiles o cadetes ya hay insultos, se escuchan barbaridades. Y hay que empezar por ahí, educar desde la base», sostiene Óscar del Río, psicólogo deportivo que analiza, desde la distancia, el problema actual. «Hay mucha violencia verbal y no es casualidad esa estadística en el fútbol. El fútbol como tal da igual, pero la cultura es diferente, son otros valores. No se respeta siempre el civismo, que por contra sí está interiorizado en otros deportes. El fútbol es algo excepcional», aporta Del Río, que expone su visión sobre la pelea mortal de Madrid Río.

«No es deporte, pero sí está en el entorno. El fútbol es once contra once y se trata de meter la pelota en una portería, no de pegarse. Los ultras no son deportistas, vale, pero sí hay que tomar medidas desde el mundo del deporte porque se alimentan de él. Hay una labor de educación que demanda el propio deporte».

Cobra sentido tal afirmación si se recurre a la memoria de la Comisión Estatal y a esos datos sobre partidos con incidentes, pues se dispara la cifra en los duelos amistosos hasta los 111 de 173. También destacan los 14 conflictos en juveniles, y los ocho en cadetes y en infantiles. En categoría alevín-benjamín hay tres anomalías registradas.

Lorena Cos, actualmente psicóloga del Sabadell y que trabajó en Zaragoza durante tres años con el fútbol base, comparte la opinión de su colega. Puso en marcha una escuela de padres para sensibilizar a los progenitores y hacerles ver que de ellos depende buena parte de la formación.

«Muchas veces me planteo dónde esta el inicio de todo, si lo que pasa en el fútbol profesional es fruto de lo que se aprende en la base o es al revés. Sólo hace falta ver lo que sucede un fin de semana en cualquier campo, un partido de benjamines se puede convertir en un Barça-Madrid. Y nos olvidamos de la importancia de formar y fomentar valores».

Y la realidad es que faltan o se trabajan poco, apunta Cos. «Y los valores o se tienen o no. Claro que se pueden trabajar, pero la referencia de un chico que está creciendo en el fútbol debe ser el padre. Muchos quieren que su hijo sea fulano, pero no saben quiénes quieren ser ellos».

Para Yolanda Cuevas, psicóloga de la salud y el deporte, es necesario establecer un código de conducta para que padres y entrenadores entiendan que lo primero es formar al chaval. «Se trata de jugar al fútbol, no pelearse al fútbol», recuerda. «Deben existir unas normas para que se respeten y que según qué comportamiento de los padres no quede impune. La gente escucha todo lo que se dice en un campo y hasta parece normal, nadie hace nada».

Los conceptos fútbol y violencia van peligrosamente ligados desde sus inicios, algo que se da por hecho sin que suceda nada. «Hay quien utiliza el partido del fin de semana para sacar toda su rabia acumulada. De ahí la importancia de gestionar bien las emociones. El pagar la cuota en un club no da derecho a insultar o comportarse de cualquier manera», resalta Cuevas.

«La violencia se palpa en el fútbol desde que uno es un niño, se escucha en cualquier campo “¡dale en las piernas!”. El niño está para aprender y el padre para educar. Ninguno es consciente de su conducta».

Hay un ultra muerto por una pelea bárbara entre radicales, pero el camino hasta ese punto tiene un recorrido mucho más largo. «Llegará el momento de pensar si vale la pena», sentencia Cuevas.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Resultados

Buscador deportes

Resultados, datos y estadísticas deportivas

Buscar »

ABC Real Madrid

REAL MADRID

Jesé, de enfadado a titular

T. G. M. El canario ha cambiado el chip. Antes se enojaba si no jugaba. Se bloqueaba. Ahora trabaja, se calla y juega

Más información en Real Madrid

ABC Atlético de Madrid

Atlético de Madrid

Carrasco es el nuevo ídolo

MIGUEL ÁNGEL BARROSO. Gran partido del extremo belga, con golazo incluido, en el convincente triunfo del Atlético ante el Valencia (2-1)

Más información en Atlético de Madrid

Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.