iGNACIO GIL Y JAVIER PRIETO

¿Qué fue de Edgar Davids?

Actualizado:

Arrancaba la temporada 2003/2004 con Joan Laporta al frente de la dirección del club. Tras ganar las elecciones en el verano de 2003, el nuevo presidente prometió un proyecto ilusionante, con el fichaje de Ronaldinho Gaucho como estrella del equipo y con Frank Rijkaard en el banquillo. El Barça llevaba sin ganar la liga desde la temporada 1998/1999. El arranque de la temporada no pudo ser peor, se cuestionó la capacitación del técnico y en general todo el proyecto. Pero a partir de enero todo cambió.

La contratación de Edgar Davids aportó al equipo el tan ansiado equilibrio por el que suspiran los entrenadores. El Barça encadenó 17 partidos consecutivos sin conocer la derrota y quedó segundo en la clasificación, solo por detrás del Valencia de Rafa Benítez, que lograba su segunda Liga en tres años.

Aquel Barça sentó los cimientos de un equipo que en las dos siguientes temporadas ganaría una Liga de Campeones y dos Ligas. Davids no participó en esos éxitos, ya que solo permaneción en el Camp Nou durante media temporada, lo que duró la cesión por parte de la Juventus, pero fue fundamental para recuperar a un equipo hundido, un proyecto que en los meses siguientes alcanzaría la gloria pero que en aquel momento estaba tocado de muerte.

Tras solo media temporada a las órdenes de Rijkaard, Davids firmó con el Inter de Milán, donde solo disputó una temporada pero logró alzarse con la Copa de Italia. Para completar su periplo por las grandes ligas europeas, firmó en la temporada 2005/2006 con el Tottenham Hotspur, pero ya al borde de los 33 años iniciaba su decadencia futbolística.

En esa cuesta abajo, Edgar buscó acomodo en el equipo que lo vio crecer. Su retorno al Ajax de Amsterdam le brindó otros dos títulos a su palmarés, la Copa y la Supercopa de los Países Bajos. Pero cuando la vuelta a casa parecía el punto adecuado para decir adiós, Davids estaba preparado para una nueva aventura. Volvió a Inglaterra para jugar en el Crystal Palace. Pero aquel no era el último escalón que iba a visitar. En octubre de 2012 firmó por el Barnet FC, un modesto de la League Two inglesa. Llevaba ya cerca de un año retirado del fútbol en activo pero asumió un reto que le iba a llevar a acabar compaginando el puesto de jugador con el de entrenador.

En diciembre de 2013, con 40 años, decidió poner fin a su etapa como futbolista tras ser expulsado en un partido. El jugador holandés dijo retirarse por considerarse «un blanco para los árbitros». A partir de entonces se dedicó en exclusiva a sus funciones como entrenador en el club inglés.

Aunque breve, su etapa en el Fútbol Club Barcelona marca en cierta forma su último gran momento. Pero hay un Edgar Davids anterior al que tras dejar el Barça apenas logró continuidad en los equipos en los que participó. Son los tiempos del Davids comercial, el icono mediático. Las espectaculares gafas con las que jugaba y sus inconfundibles rastas le confirieron un aspecto inconfundible. Las gafas respondían a una medida de precaución para evitar golpes y balonazos, después de que en 1999 se le diagnosticase un glaucoma que le producía una pérdida paulatina de la visión. Aunque logró corregir esa pérdida progresiva de visión, requería esa protección para el deporte de élite. Algo que con el tiempo terminó convirtiéndose en un filón publicitario, ya que firmó importantes contratos con Oakley o Nike.

Pero la fama que adquirió no habrían sido posibles si no hubiese sido un futbolista de talla mundial. El «pitbull», como le conocían, era un tremendo centrocampista defensivo pero con un gran trato de balón y que no rehuía la presencia ofensiva, algo que llevó a que lo considerasen como «centrocampista mixto». Aquel jugador alcanzó su plenitud en la Juventus de Turín, entre los años 1998 y 2004, alzando en tres ocasiones la Serie A y dos Supercopas de Italia. Ese fue el Davids de la élite, pero hay todavía un Davids anterior, el de sus comienzos, en los que tuvo la suerte de formar parte de la gran escuadra del fútbol europeo de la época: el Ajax de Amsterdam. Formó parte del equipo entre 1991 y 1996, logrando los principales títulos de su carrera en esta primera etapa: tres ligas, una Copa, una Copa de la UEFA, una Liga de Campeones, una Copa Intercontinental y una Supercopa de Europa. Una carrera de más a menos pero presente hasta casi el final en la élite del fútbol europeo