Deportes - Fútbol

El sorteo dirigido lleva a España por senderos abruptos

Vicente Del Bosque teme a Chile, los partidos del mediodía, el calor reinante y las largas distancias entre las distintas sedes

josé manuel cuéllar - Actualizado: Guardado en: Deportes Fútbol

Este es uno de los problemas de los tiempos que vivimos, que ya se puede hacer lo que se quiera sin miedo a tener que pagar las consecuencias. La impunidad es tal que ya nadie se molesta siquiera en disimular. Es lo que ha hecho FIFA en el sorteo que hoy va a dirimir los grupos que disputarán el Mundial de Brasil. El tejemaneje para dirigir los bombos ha sido a cuerpo descubierto, reconocido por FIFA y sin el menor sonrojo. Las consecuencias es que si antes Francia tenía muchas posibilidades de ir al grupo de Brasil, con el nuevo sistema, donde han entrado todos los europeos en sorteo para ir al grupo B, puede tocar uno más flojo, tipo Grecia o Bosnia, con el consiguiente beneficio para los locales.

Pero más allá de eso, la madre de todas las batallas está en la creación de ese grupo de europeos que se han sacado de las siete mangas, que ni siquiera el Frankie Cuatro Dedos de la genial «Cerdos y Diamantes» habría concebido chanchullo igual. Eso llena de minas el camino de la actual campeona porque ahora nos encontramos que, así, a las primeras de cambio, podemos repetir la final de Sudáfrica ante Holanda, o la final de la última Eurocopa ante Italia o, peor, la semifinal de la Copa Confederaciones ante la misma Italia. Y también nos puede tocar Portugal, Francia o Inglaterra, malos clientes todos y, además, en la primera ronda.

Es verdad, es un Mundial y ya no habrá rivales fáciles, pero el camino para otros aparece más liso y llano. Una fase previa ante, por ejemplo, Holanda, llena de angustia al más pintado. Los «oranges» no es que estén en gran forma, es que de toda la fase de clasificación ha sido el equipo que primero se clasificó, el que consiguió unas goleadas de escándalo y el que, con Alemania, dejó mayor sensación de potencia y calidad durante todos los encuentros. Ver su lista de jugadores causa casi pavor: Blind, De Jong (pavor más espanto), Van der Vaart, Robben y el genial Van Persie..., más los jóvenes valores que van surgiendo y que hacen de Holanda un equipo regenerado, con la vitalidad de siempre.

El otro coco, coco actual, es Italia, que al igual que Holanda se ha regenerado y su mezcla de jóvenes y valiosos veteranos está dando su fruto. Podríamos tener la tentación de caer en la pereza de pensar en el 4-0 de la final de la última Eurocopa y la facilidad con la que goleamos a los transalpinos. Sería un grave error. Si algo tiene Italia es la facilidad que posee para recomponerse y para levantarse de un tropezón pues, probablemente, estemos ante una de las selecciones más competitivas de Brasil 2014.

Inquietudes razonables

La prueba fue el último partido de la Copa Confederaciones donde no solo nos superaron en casi todos los aspectos del juego sino que incluso nos robaron el balón y fueron capaces de ponernos en tremendos apuros, solo salvados por la campana y por la calidad individual de determinados miembros del combinado de Del Bosque.

La ventaja que tiene España con el nuevo formato es que solo caben dos europeos por grupo, pero a cambio se ha variado la valía de los que entran en concurso. Tal y como FIFA ha configurado el sorteo, si nos vienen mal dadas podemos toparnos con un grupo compuesto por España, Holanda, Chile (o Costa de Marfil) y México (o Estados Unidos). Teniendo en cuenta que uno de los rivales que más teme Del Bosque es Chile (y con razón porque es una de las tapadas para ser el matagigantes del Mundial), te puedes quedar fácilmente fuera a las primeras de cambio (en el ensayo de sorteo tocó Costa de Marfil, Inglaterra y Corea). Además, el seleccionador nacional dijo que también está preocupado por los partidos del mediodía, por el calor reintante y por las largas distancias entre las sedes.

Toda la actualidad en portada

comentarios