mundial 2014

España, de Johannesburgo a Río

La selección vive en el paraíso desde la Eurocopa de 2008 y en Brasil defiende la estrella que conquistó en 2010 en Sudáfrica

enrique yunta - Actualizado: Guardado en: Deportes Fútbol

España presume de estrella, el mayor de los trofeos para una selección irrepetible. Instalada en el paraíso después de aquella memorable noche de julio en Sudáfrica, España apunta a Río de Janeiro, a la tierra del fútbol. Brasil es el Mundial de los Mundiales, país de culto en donde el balón es la vida, y nadie lo mueve como el equipo de Vicente del Bosque. Del 11 de julio de 2010 al 13 de julio de 2014. De Johannesburgo a Río.

Es el destino de un grupo maduro, enfrascado en el que puede ser el último viaje antes de someterse a una lógica mutación porque los años no perdonan. España es la selección por excelencia desde 2008, cuando cambió esa inercia derrotista con esa victoria contra Italia en los cuartos de final de la Eurocopa de Austria y Suiza. Días después, el gol de Fernando Torres catapultaba la idea de Luis Aragonés y ahora le sigue dando forma Del Bosque, fantástico gestor de jugadores, técnico que lo ha ganado todo.

No ha habido un país así, nunca en la historia. Del Práter, en 2008, se llegó al Soccer City de Johannesburgo dos años después, idílico doblete para compensar a la mejor generación que ha dado el fútbol español. La exclusividad llegó en Ucrania, campeona de Europa otra vez después de la impagable exhibición de Kiev. España destrozó a Italia (4-0) y volvió a llenar las calles de alegría logrando algo que nunca se había hecho.

La selección ya sabe lo que se encontrará en Brasil. Es la enemiga y nadie impone más que el conjunto de Del Bosque. La apuesta personal de Diego Costa, que prefiere al país de adopción que al suyo propio, enciende aún más los ánimos y ya se pudo ver en la Copa Confederaciones que el ambiente no será precisamente agradable. Consecuencias directas de ser campeona del mundo, consecuencias directas de ser la envidia para muchos.

España se enfrenta ahora a lo imposible. Nunca se ha dado el caso de enlazar Eurocopa-Mundial-Eurocopa-Mundial, pero nada asusta a este equipo. Es cierto que hay murmullos porque las piezas básicas del equipo no están en su mejor momento, pero queda mucho para junio. Del Bosque tiene mucho y muy bueno para escoger y él mismo lo reconoce. “Hay jugadores como para defender nuestro título en Brasil”. De este modo, de aquí en adelante la misión es mimar a los fijos y alimentar la competencia. En Río de Janeiro, en el mítico Maracaná, España quiere sentirse como en Johannesburgo. Una estrella ilumina su camino.

Toda la actualidad en portada

comentarios