El árbitro holandés Björn Kuipers amonesta a Arbeloa - AFP

Copa Confederaciones: Un árbitro permisivo con la dureza brasileña

El holandés Kuipers no tuvo reparos en castigar con tarjetas a España mientras consintió las patadas y faltas tácticas de Brasil

Actualizado:

En un choque en el que no se hicieron prisioneros, intenso y trabado desde el primer minuto, el árbitro holandés Björn Kuipers no tuvo el mismo criterio en su tarea de vigilancia. Scolari ordenó morder, y sus jugadores llevaron la consigna al límite del reglamento. Iniesta fue su víctima favorita, pero la reiteración de faltas en todo el campo y en las piernas de todos los futbolistas impidió que el juego español tuviera continuidad.

En cambio, Kuipers desenfundó sin problemas las tarjetas para castigar las acciones de la selección española que así lo merecieron. En la primera parte Arbeloa fue amonestado por parar a Neymar cuando arrancaba desde la línea divisoria. El astro brasileño entendió que por ahí podía hacer sangre y buscó siempre al lateral para que lo expulsaran. También recibió una amarilla Sergio Ramos, que echó el freno a Óscar cuando iba a entrar en el área.

Kuipers prefirió los aspavientos a las tarjetas cada vez que un jugador brasileño se empleó con dureza. Con gesto autoritario, exigió que el infractor se pusiera a su vera para escuchar la reprimenda, pero no pasó de ahí. Cuando Piqué cazó a Neymar mediada la segunda parte, le expulsó sin dudar.