Qatar sacude el fútbol con rumores de una millonaria Champions propia en 2015

Qatar sacude el fútbol con rumores de una millonaria Champions propia en 2015

Actualizado:

El emir de Qatar está decidido a convertir su pequeño emirato árabe en la primera potencia deportiva del mundo. De eso nadie tiene dudas. Entre denuncias de compra de votos, logró ser elegido como sede del Mundial de Fútbol de 2022. Y sus ingentes reservas de «petrodólares» le han permitido atraer pruebas de tenis de la ATP (hombres) y la WTA (mujeres) y organizar el Bank Qatar Golf Masters. Pero esto es diferente. El país del Golfo Pérsico querría ahora lanzar su particular Champions League a partir de 2015, reuniendo a los mejores 24 equipos del mundo para un torneo bianual bautizado, según ha desvelado «The Times», como la «Dream Football League».

200 millones es casi la mitad del presupuesto anual de los grandes clubesSegún las cifras adelantadas por el rotativo londinense, Qatar podría ofrecer hasta 200 millones de euros a cada club para jugar un torneo de verano repartido en distintas ciudades emiratíes, como Doha (capital de Qatar), Bahrein, Abu Dhabi y quizás, incluso Arabia Saudí. Se espera, dice «The Times» en su edición del miércoles, que Qatar concrete sus planes el mes que viene en su intento de rivalizar con la UEFA, responsable de gestionar la Liga de Campeones, y la FIFA, que gestiona los mundiales de fútbol.

Un portal satírico francés reivindica la autoría

Las autoridades futbolísticas cataríes han desmentido la información. «La Federación de Fútbol de Qatar y otras entidades de fútbol catarí pueden confirmar categóricamente que no tienen ninguna relación con ninguna iniciativa de este tipo», aclaran. «Y no hemos oído nada que indique que el concepto [desvelado por «The Times»] sea genuino», concluyen. El prestigioso rotativo inglés, propiedad de Rupert Murdoch, defiende la veracidad de su información. Pero una revista satírica francesa se ha inmiscuido en el enredo.

El portal deportivo francés «Le Cahiers du Football» acusa a «The Times» de basar su información en un reportaje falso, inventado por ellos mismos, publicado el pasado lunes por la ficticia agencia «Transe Presse». «Quizás tu "fuente" ha obtenido esta "información" de nuestro bulo y te ha engañado», advierten desde su cuenta en Twitter al autor de la información, el corresponsal deportivo Oliver Kay. Este ha respondido que «puedo garantizar que mi noticia no tienen nada que ver con eso, mi fuente es fiable», según ha explicado Kay a Reuters.

Los pasillos del poder catarí son insondables, y la toma de decisiones conduce inequívocamente al despacho del emir, con lo que es difícil calibrar la situación. Según «The Times», Qatar tiene en el punto de mira a los mejores clubes, algo que sí se corresponde con el estilo de la casa. El FC Barcelona –que estrena patrocinio millonario de Qatar Airways tras varias temporadas luciendo a la Qatar Foundation en la camiseta – y el Real Madrid figuran en las quinielas con los clubes grandes de la Premier League británica: Chelsea, Arsenal, Manchester United, Manchester City y el Liverpool.

Qatar, dueño del Paris Saint-Germain

Según estos planes, ocho clubes serían fijos en la «Dream League» catarí, mientras que otros ocho irían rotando por invitación del emirato. Las cifras planteadas lo convierten en una hipótesis de lo más golosa para los clubes, de materializarse el proyecto. La actual Champions League maneja, por comparar las cifras, una bolsa para premios de unos 685 millones. El último campeón, el Chelsea, se embolsó 54 millones.

No ha trascendido ninguna reacción todavía, pero doscientos millones son casi la mitad del presupuesto anual de clubes como el Man United o el Real Madrid. O el 42% en el caso del Barcelona, un club que maneja un presupuesto anual de 470 millones, y que ha firmado un contrato con la aerolínea catarí por 171 millones por cinco años y medio, según explicaba a ABC Javier Faus, vicepresidente financiero del club, en un congreso deportivo celebrado precisamente en Doha en diciembre pasado.

El capital del Golfo es ya propietario de clubes como el Paris Saint-Germain, en manos de un fondo catarí, o el Manchester City, del fondo soberano de Abu Dhabi. Pero este proyecto, según lo ha adelantado «The Times», supone un ataque en toda regla a las mismas instituciones, UEFA y FIFA, que encomendaron a Qatar y no a Rusia al Mundial de 2022, a pesar de las múltiples dudas que plantea.

Tanto Michel Platini, el francés al frente de la UEFA, como Sebb Blatter, «rey» del fútbol mundial, defendían el pasado mes de diciembre en un mega-congreso sobre el deporte en Doha la elección de este emirato como sede del Mundial de 2022. El semanario francés «France Football» denunció en enero un supuesto caso de compra de votos en aquella elección, que contaba con los informes en contra de los técnicos de la FIFA. El llamado «qatargate» afectaría a personalidades el propio Platini, al presidente de la Federación Española Ángel María Villar, o al expresidente galo Nicolas Sarkozy, otro habitual en los eventos del emir catarí.

El «Financial Times» informaba este sábado de que un grupo financiero catarí habría ofrecido a Sarkozy un contrato de 500 millones para crear un nuevo fondo de inversiones presidido, dirigido o «aconsejado» por el ex presidente de la República. Este, durante su mandato, se cuidó de fortalecer los lazos –y los contratos militares– con las pequeñas pero ricas monarquías del Golfo. Precisamente, el proyecto de la «Dream League se estaría gestando entre Doha y París.

La mayor renta per cápita del mundo

Muchos observadores interpretarán el audaz movimiento del jeque Hamad bin Khalifa Al Thani como un intento de acostumbrar al sector del fútbol a la idea de practicarlo a unas temperaturas estivales superiores a los 40 grados. El propio Platini insistía este mes en la conveniencia de celebrar el Mundial de 2022 en invierno. «Con más de 40 grados es imposible jugar al fútbol, y para los aficionados también sería insoportable», comentó el presidente de la UEFA, que sigue defendiendo la elección de Qatar como sede.

Qatar, un país de 1,6 millones de habitantes, es el país más rico del mundo por renta per cápita anual, 73.000 euros según el FMI, un 27% más que los luxemburgueses. Sus responsables aseguran que con aire acondicionado en las sedes y los espacios públicos y tecnologías de control del clima, el calor será compatible con la competición. El emirato alberga las terceras mayores reservas de gas del planeta y es el primer productor mundial de gas licuado.

Una posición geoestratégica y financiera que quiere emplear para incrementar su influencia regional –Qatar alberga la sede de Al Jazeera, y es un mediador clave en conflicto como los de siria o Libia–, y su peso global. Están convencidos de que sus «petrodólares» pueden conseguirles unos Juegos Olímpicos, su gran ambición en el campo del deporte. Y saben, probablemente, que podrían comprarles también el fútbol. el Mundial 2022 podría ser solo un aperitivo.