Fútbol

Fútbol / liga bbva

El Madrid no se encuentra

Día 17/12/2012 - 09.22h
Temas relacionados

Con muy poco fútbol, tropezó con un Español menor e incendió el Bernabéu

Más allá del resultado, el Madrid tiene varios problemas. Primero, que no tiene un plan para jugar, sale a ver qué pasa, pero no elabora más allá de lo que haga Ozil en un momento, Modric en otro cuando sale, y ya. El segundo, que tiene toda la sensación de que da por perdida la Liga y que está guardándose todo para el naipe de la Champions, y que salga el sol por Antequera. Y el tercero es el entrenador, que parece más preocupado en ir a cazar brujas que de poner remedio a un equipo que ya ha perdido más partidos que en toda la temporada pasada.

El Madrid empuja y empuja, como ante el Español, pero no tiene fútbol ni un esquema fijo. No abre el juego, lo hace todo por el centro y, como es un equipo directo sin soluciones a posibles males, no elabora nada, ni busca, ni toca ni crea zonas de distracción. Eso, ante un equipo que se cierra y no te deja huecos, le crea problemas porque no hay ideas ni alternativas para hacer saltar cerrojos.

Además, esa falta de ilusión por la Liga hace que se cometan más errores de lo debido atrás. Con tanto dominio blanco, que encerró con todo al Español, algunos se relajaron de forma peligrosa. El grupo de Aguirre tiene poco, es cierto, pero justo arriba cuenta con Verdú, que es buenísimo, y con Sergio García, que casi es mejor. Estos dos, si le dejas agarrar un balón y pensar más de lo debido, te montan una revolución que ríase Fidelito. Se durmió Modric, que hasta entonces estaba siendo de lo mejorcito, se durmió Sergio Ramos, y el otro Sergio le hizo un ocho.

Se despertó el Bernabéu animando casi tanto como pitaba, harto de tanta chorrada extradeportiva y tan poca deportiva. Pero aquello no iba bien. Prisas, ceguera, empuje sin más y facilidades para el Español, que metía susto tras susto al bueno de Iker, que lo veía y no lo creía.

Afortunadamente el Madrid tiene un tío arriba que no se descentra con nada, ni con intentos de desviar la atención, ni con la desazón de sus compañeros ni con la fortaleza de los contrarios. Cristiano siempre está. Será un chuleta, un listillo y un arrogante, pero es buenísimo. Creó mil problemas en cada jugada y acabó metiendo en la red un balón perdido, con plancha, con picardía, con sello de chico listo de barrio. Empató y logró que el Bernabéu no se echase totalmente encima del equipo, que era lo que le faltaba.

Un equipo vacilante

El Madrid dio una vuelta de tuerca más al partido en la segunda mitad. En realidad la dio Mou que miró atrás y vio a Di María con cara de picado por lo sucedido en Vigo. Le sacó y él solo revolucionó el partido. Se fue a por todo y todos como si le faltase pan para los niños. Todo lo que hizo tuvo veneno y en una de esos ataques furibundos encontró la entrada de Coentrao con un talento que se le adivina pero que exhibe poco.

Los blancos, hay que decirlo, se hicieron merecedores a más en la segunda parte. El Español intentó un poquito más y sea fue valiente porque se arriesgó que el Madrid te matara, y te mata con un bote de cerveza que te diría Vin Diesel (Crónicas de Riddick).

El Madrid no cerró el choque y además se durmió en sus laureles tanto que el Español vio un resquicio ante un equipo que, sin mucho fútbol, anda vacilante. Al final, tanto jugar con fuego acabó quemándose. Llegó Albín y prendió un incendio en el Bernabéu.

Ficha del partido

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Patrocinado por BBVA

Resultados

Sigue ABC.es en...

ABC Real Madrid

REAL MADRID

Esto es Anfield, y esto es el Real Madrid

JOSÉ MANUEL CUÉLLAR. Exhibición de los blancos, que hacen una demostración de poderío ante un Liverpool impotente (0-3)

Más información en Real Madrid

Buscador deportes

Resultados, datos y estadísticas deportivas

Buscar »
Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.