Fútbol

Fútbol / liga de campeones

El Madrid se exhibe para luego diluirse en exceso

Mareó al City en veinte minutos primorosos, pero le perdonó y dio aire para que en la segunda mitad los ingleses pasasen a controlar el choque

Día 22/11/2012 - 09.42h
Manchester C.
1
Real Madrid
1

Ve uno al City y ha de frotarse los ojos. Necesariamente. Se mira la hoja de alineaciones, se remira, se vuelve la mirada al campo y uno no entiende nada. Chequera tirada al barro para ser pisoteada. La nómina de nombres es tan impresionante que no se comprende el paquetón de equipo que se ve sobre el terreno de juego. [Así hemos narrado el Manchester City-Real Madrid]

El Madrid le pudo meter cinco en veinte minutos ya que remató siete veces con una facilidad pasmosa pues todo era caos y desorden en el Manchester, abocado al desastre por un entrenador que no se entera de nada. Con dodotis desde mucho antes de empezar el partido, Mancini metió a su equipo en defensa de cinco y puso en el medio a un rompedor y a dos creadores que no robaban ni una caja fuerte abierta. Consecuencia, con un solo jugador en el medio campo, el Madrid se paseó a su antojo. [Las mejores imágenes del encuentro]

Habría goleado sin sacar el peine de la bolsa de aseo si el que hubiese llegado desde la segunda línea no se llamara Khedira, que remató tres veces con comodidad, sin marca, y las tres lo hizo mal. Un llegador sin pegada alguna.

El Madrid lo vio tan fácil que el partido se puso peligroso. Modric se paró, Di María también, Xabi contemporizó y Khedira se perdió entre tanta llegada inútil. Con el Madrid más parado, el City, que estaba desordenado pero tiene grandes individualidades, pudo medio armarse, que con el arsenal repleto nunca estuvo.

Como tiene tan buenos jugadores, en cuanto tocaron un poquito y encontraron a las estrellas, el choque se complicó para los de Mou, castigados con su eterna especulación con el marcador, algo que suele realizar con enojosa frecuencia este Madrid, algo que ya le costó la eliminación en las últimas Champions.

Se vio un poco más a Silva, y también a Agüero, que son palabras mayores. Empero, nadie les acompañó. Nasri paseó esa despectiva superioridad que le acompaña desde que algún osado le comparó con Zidane, y Touré se perdió tan atrasado, como único pivote, sin poder transmitir su potencia al resto del ataque azulón. Así que con unos renqueando, casi bostezando, y solo dos o tres dando el callo, el equipo inglés niveló un poco la situación pero sin fe ni ardor. Cada vez que los verdes madrileños robaban un balón aquello olía a chamusquina británica de la buena. Como en tantos otros partidos, el Madrid se conformaba, pero siempre daba la impresión de que, de haberlo necesitado, habría metido la sexta y le habría pasado por encima a un equipo ricachón, pero gordinflón, con un hartazgo de millones en la oronda tripa.

Bajón madridista

Lo que le suele pasar al Madrid en los partidos grandes es lo que le volvió a suceder: se arrugó, dio un paso atrás, o dos, y perdió el control del partido. Volvió a intentar romper a la contra y dejó el mando al City. Mal asunto. En cuanto Silva agarró el balón el Madrid se vio encerrado sin solución de continuidad. No fue tanto mérito del City, que solamente se colocó mejor sobre el terreno de juego, como demérito del Madrid, que bajó en intensidad, en revoluciones y presionó poquísimo. Nada. La vuelta de la moneda, que había sido cara y ahora se exhibía cruz.

Vivió el Madrid en esos momentos de su zaga, que se mostró firme a pesar de que pasó muchos apuros, intentando frenar a un Silva escurridizo y maquiavélico. Vivió de Pepe y Ramos, que no de sus laterales (muy flojitos) pero, sobre todo, de Casillas, que hizo una parada a Agüero que no era creíble, de esas que suele hacer ante el Sevilla cada dos por tres.

Rascó espinillas el City en su desesperación cada vez mayor y el árbitro, un horror de actuación la suya, ni vio ni tomó partido más que en el color azul. Cortó el City las contras del Madrid a hierro limpio y el árbitro italiano, malísimo, fue sosteniendo el dominio inglés. No contento con eso, pitó un penalti mucho más que dudoso (vamos, que no fue) y expulsó a Arbeloa, que tampoco estuvo muy listo en la jugada. Eso sí, el Madrid se lo ganó a pulso con su premiosidad y dejar jugar, dejar hacer. Empate bastante justo.

Ficha del partido

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Patrocinado por BBVA

Resultados

Sigue ABC.es en...

ABC Real Madrid

REAL MADRID

Ancelotti: «No hay partido de mayor calidad en el mundo»

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN. Ramos e Isco serán titulares. Deja la duda de Benzema o Khedira: Hacemos buen fútbol y ya se defiende como yo quiero"

Más información en Real Madrid

Buscador deportes

Resultados, datos y estadísticas deportivas

Buscar »
Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.