Alonso y Hamilton, en la temporada que fueron compañeros de equipo
Alonso y Hamilton, en la temporada que fueron compañeros de equipo - REUTERS

Fórmula 1Alonso tenía razón: McLaren favoreció a Hamilton en 2007

Un mecánico de la época en la que ambos fueron compañeros reconoce en un libro que Ron Dennis benefició al inglés

Actualizado:

Han pasado ya diez años y la relación entre Fernando Alonso y Lewis Hamilton es ahora de respeto absoluto, pero el recuerdo de la convulsa temporada que ambos protagonizaron en el seno del equipo McLaren permanece fresca en el recuerdo de todos los aficionados de la Fórmula 1.

El español llegó al equipo inglés como mejor piloto del momento, pero el buen hacer de Lewis Hamilton, piloto criado en McLaren acabó haciendo que Ron Dennis se decidiera por su compatriota en el pulso que ambos mantuvieron en el campeonato, algo que les perjudicó a ambos y les dejaría finalmente sin título.

Ahora ha sido Marc Priestley, mecánico del equipo (2000-2009), el que ha contado en un libro cómo se vivió aquel momento desde dentro: «Yo estaba en el medio de todo y es justo decir que se odiaban el uno al otro al final de aquella temporada».

«Lewis contaba con la protección de McLaren y Dennis. Él sabía que contaba con ese apoyo y con el apoyo de los medios de comunicación ingleses mientras que Fernando, el campeón y considerado ampliamente por todos como el mejor piloto del momento, estaba en un equipo inglés con un piloto inglés. Y estaba totalmente convencido de que Ron y todo el equipo apoyaba a Lewis. Algo que al principio no era así, pero cuando la relación estaba totalmente rota entre Fernando y el equipo, creo que Ron realmente quería que Lewis ganara el título en la segunda mitad de temporada, y de esta forma se demostró que Fernando estaba en lo cierto, al menos en su propia mente», explica Priestley.

«Fernando y Lewis no trabajaban juntos nada. Cada uno de los equipos de los coches estaba con su piloto y cerraban filas alrededor de su hombre. Se creó una enorme división en el equipo, como un muro en el garaje», reconoce.

El mecánico del equipo McLaren de aquella temporada se lamentó de que aquello finalmente les pasase factura: «Esta separación del equipo provocó que no ganáramos el Mundial, estábamos distraídos en las peleas internas y no nos centramos en lo que estaba haciendo Ferrari, con lo que lograron el título en la última carrera. Teníamos el mejor coche al final de año, a los dos mejores pilotos y sin embargo no nos llevamos nada».