Fórmula 1Desastre sin fin para McLaren

Alonso fure dos nuevas averías en la mañana del último test. Abucheos al monoplaza naranja desde la grada al ser devuelto al garaje

Actualizado:

No hay ni un solo síntoma, ni una sola evidencia, de que el McLaren vaya a poder terminar el GP de Australia, primera cita del Mundial de Fórmula 1, previsto para dentro de apenas dos semanas (26 de marzo).

El coche naranja va camino de culminar su decepcionante pretemporada con otra desastrosa actuación en la última jornada de entrenamientos de Montmeló. Con Fernando Alonso al volante, el MCL32 ha sufrido dos nuevas averías que han provocado sendas banderas rojas durante la sesión matinal. En total, apenas 19 vueltas para el asturiano, la mayoría de ellas, de instalación. Unos pocos kilómetros de acción que reflejan la insostenible situación de la escudería de Woking.

Honda ha atribuido las paradas a «fallos eléctricos intermitentes», como ocurrió ayer a su compañero de equipo Stoffel Vandoorne. También ha asegurado que el equipo «está haciendo más cambios para eliminar variables e identificar la raíz del problema», después de haber cambiado algunos componentes eléctricos la pasada noche.

Con un motor que no va, McLaren lo tendrá difícil incluso para clasificarse. Y aunque lo lograra, esta por ver cuántas vueltas es capaz de dar sobre el asfalto del seimurbano de Albert Park.

A Alonso le queda solo media jornada de pruebas. Después le espera un futuro inmediato muy complicado de predecir.

La otra cara de la moneda es Ferrari. Tras años de penalidades, la escudería italiana parece haber encontrado el camino correcto. Kimi Raikkonen se convertía este viernes en el primer piloto en romper la barrera del 1:19. El finlandés dejaba el crono en 1:18.634. Lo hacía, además, con superblandos, por lo que aún hay margen de mejora.

Mejoría también en Toro Rosso. Carlos Sainz acabó la sesión en la tercera plaza con un tiempo de 1:19.837 y tras rodar casi cuarenta vueltas sin complicaciones.