Fórmula 1 | GP de España Hamilton es el número uno

Emocionante duelo entre el inglés y Vettel con triunfo de Mercedes. Alonso acaba su primera carrera, el decimosegundo

Fórmula 1 | GP de España: 
Hamilton es el número uno

Fue una empocionante carrera de Fórmula 1, provista de todos los ingredientes que han convertido este deporte en un habitual de las sobremesas. El espectáculo que se reclamaba, que es obligatorio para que las vibraciones no decaigan, se dio en Montmeló. Hamilton y Vettel protagonizaron un duelo de dos gigantes, en el volante y en la industria. Mercedes y Ferrari, frente a frente, con resultado fiable. Venció el mejor. Es Hamilton, autor de un soberbio adelantamiento en pista para derrotar a su enemigo. Vettel sigue al mando del Mundial, seis puntos por delante. Alonso, que salía séptimo, terminó al fin un gran premio. Lo hizo muy retrasado por un incidente en la salida, Massa lo sacó de la pista y ahí tiró su carrera. Finalizó decimosegundo. Carlos Sainz entró en los puntos: séptimo.

La salida en Montmeló deparó sensaciones fuertes, como debe ser. Vettel rebasó a Hamilton (en la pole), Raikkonen y Verstappen destrozaron sus coches en la primera curva y Massa empujó a Alonso hacia la arena.

Muchas historias en pocos metros y una tarde entera para gestionarlo. Vettel disfrutó de su posición durante muchas vueltas, convencido de que podría tumbar al poderoso enemigo Mercedes. Consumió kilómetros en posición dominante y esperanzadora. «No puedo acercarme a él con estos neumáticos», decía Hamilton.

Pero en el curso de las 66 vueltas y en el ciclo de las paradas, Hamilton se rehizo, Bottas bloqueó a Vettel cuando este trataba de hacer vuieltas rápidas y el asunto quedó en un mano a mano electrizante entre dos campeones del mundo.

Cuando llegó el duelo directo, dos pilotos, dos coches y las mismas condiciones, Hamilton dio pasaporte a Vettel. No conoce el miedo y conduce de maravilla. Lo adelantó al final de la recta con limpieza, sin estridencias, suave en la lanzadera.

El debate se terminó ahí porque Vettel no tuvo ritmo para seguir a su oponente, ni mentalidad para considerar aquello como un mero obstáculo. Se rindió, segundo a segundo, vuelta a vuelta, en admisión de la superioridad del inglés.

Alonso vivió en la pelea de lo invisible. Aunque el público está pendiente de él, las cámaras no descienden tan abajo. El toque con Massa lo retrasó demasiado, cinco posiciones, y la escasa velocidad del motor Honda hizo el resto. En las zonas reviradas, el McLaren funcionó, pero no así en las rectas, donde el español sufrió. El decimosegundo puesto tiene el valor de finalizar una carrera por fin, al quinto intento en 2017.

Carlos Sainz ofreció otra actuación sólida, sin mancha, certero en todas las peleas, terminó recogiendo recompensas aquí y allá hasta fructificar una contundente labor: séptimo.

Toda la actualidad en portada

comentarios