Sebastian Vettel cruza la meta como vencedor del GP de Hungría
Sebastian Vettel cruza la meta como vencedor del GP de Hungría - Reuters

Fórmula 1 | GP de HungríaVictoria de Vettel en la mejor carrera del año de Alonso

El alemán amplía su ventaja en el Mundial. El asturiano acabó sexto después de un bonito duelo en la pista con Sainz, séptimo

Actualizado:

Con la inestimable ayuda de Ferrari, Sebastian Vettel se impuso a la adversidad para lograr un importantísimo triunfo en Hungría, el cuarto de la temporada para él, que le impulsa en un Mundial que ahora domina por 14 puntos sobre Lewis Hamilton.

[Resultados del GP de Hungría]

Vettel tenía, a priori, una carrera sencilla. Salía primero, secundado por su compañero de equipo y su ritmo durante todo el fin de semana resultaba envidiable. Pero, como dicen los cronistas de F1, en Hungría siempre pasan cosas extrañas. Y al alemán se le apareció un duende travieso. Con más de 50 vueltas por disputarse, Vettel se encontró con un grave problema en la dirección: el volante se le giraba hacia la izquierda en las rectas. No había solución posible a la avería, así que al alemán no le quedó otra que aguantar toda la carrera en esas condiciones, poniendo un extra de fuerza en sus brazos para conseguir entrar en condiciones en cada curva.

Su ritmo, lógicamente, se resintió, por lo que Raikkonen vio ante sí la oportunidad soñada de celebrar un triunfo que le es ajeno desde 2013. En varias ocasiones pidió Kimi por radio que le dejasen pasar. Pero la respuesta siempre fue negativa. Kimi obedeció, y no solo eso. El nórdico también fue capaz de aguantar el arreón final de Hamilton en busca de la segunda plaza. Doblete agónico para Ferrari.

Si en la Scuderia prevalecieron la jerarquía y las órdenes de equipo, en Mercedes prefirieron respetar lo que dictaminó la pista, aunque con matices. El equipo alemán también obligó a Bottas a dejar pasar a Hamilton para que fuera el inglés quien presionara a los Ferrari, aunque con la promesa de devolverle la posición en caso de que no tuviera éxito. Sorpresas de la vida, Hamilton cumplió, y en la última vuelta aminoró la marcha para dejar pasar a Bottas. Acción loable, pero que le cuesta tres puntos que a final de temporada peuden resultar valiosísimos.

Alonso-Sainz, el duelo del día

Muy lejos de esas hostilidades, y sin embargo coronados los mejores del resto, Fernando Alonso y Carlos Sainz disfrutaron por fin de una buena carrera, la mejor del año en el caso del asturiano. Sexto y séptimo en la línea de meta, respectivamente, los dos españoles libraron su propia batalla dentro de la pista. Sainz le comió la tostada a Alonso en la arrancada, y después el ovetense le devolvió la jugada al madrileño en la pista.

Fue un bonito duelo, iniciado en la calle de garajes durante la única parada de ambos, y que incluyó un toque entre ambos sin consecuencias, una pequeña salida pista de Alonso y un adelantamiento por el interior en la segunda curva del trazado. A partir de ahí Alonso demostró que el McLaren tenía más guardado y distanció a Sainz sin apuros. Al final, el ovetense se dio incluso el gustazo de firmar la vuelta rápida de la carrera, sacando un rendimiento máximo del que se preveía que fuera, como así ocurrió, su mejor fin de semana de la temporada. A la vuelta de las vacaciones llegan Monza y Spa, y lo más probable es que el McLaren vuelva a encontrarse lejos de estas posiciones.

Del resto del paquete, lo más destacable fue el pique en la salida entre Ricciardo y Verstappen que sacó a la luz la complicada relación entre el australiano y el holandés. Verstappen echó a Ricciardo de la carrera golpeándole en la tercera curva y el australiano reaccionó llamándole por radio «mal perdedor».