Última Hora Hallan ahorcado al cantante de Linkin Park, Chester Bennington

Gran Premio de Bahréin

Ferrari está en la cima

Vettel consigue la segunda victoria del año para los italianos. Alonso se retiró a una vuelta del final y el otro McLaren no corrió

Ferrari está en la cima

Ferrari se instala en la cima. La escudería italiana vuelve a mandar en la Fórmula 1 con un coche muy solvente, un gran ritmo, y de la mano de Vettel. El alemán consiguió la segunda victoria del curso en tres grandes premios y se aupa al liderato del Mundial. Hamilton no llegó a tiempo para dar alcance al Ferrari, ya que Bottas dimitió mucho antes. En el contraste doloroso, mientras Ferrari triunfa, Fernando Alonso se retiró por tercera vez en tres intentos. El motor Honda es una ruina. El McLaren de Vandoorne ni siquiera pudo salir al circuito de Bahréin y el bólido de Alonso abandonó a un giro del final.

Lo de McLaren y Honda es un drama en términos deportivos. El coche de Stoffel Vandoorne, el compañero de Alonso, no tomó la salida porque los empleados de Honda no fueron capaces de solucionar los problemas estructurale del motor. Un fiasco de proporciones bíblicas que ya nadie esconde ni tapa. «Esto es trágico», vaticinó el excampeón mundial Damon Hill.

«Nunca he corrido con tan poca potencia en toda mi vida», clamó por la radio Alonso mientras peleaba con los últimos clasificados. El asturiano se retiró a un vuelta del final. El motor, claro. «Engine problem», dijo por radio. Nunca hubiese imaginado alguien que el campeón español tocase tan de lleno el fondo de la F1 con un motor inservible.

A Carlos Sainz se le acabó la cita en un impetuoso cruce de cachorros. Llegó al final de recta el novato Stroll y salió del pit el español. Ninguno quiso levantar el pie y ambos se fueron a la calle. Los dos se culparon del accidente en la típica discusión de nacionaldiades. Para los españoles, el canadiense tuvo la culpa. Para otra amplia mayoría de analistas, falló el piloto de Toro Rosso.

La pole de Valtteri Bottas no invitaba, sin embargo, a pensar en el primer éxito del finlandés. El piloto todavía cuenta en la F1 y Bottas no es un fuera de serie. Pese a que salió primero, hizo tapón a Vettel y Hamilton y evidenció que no es el más rápido. «Estoy perdiendo las ruedas traseras», exclamó a medida que le daba caza Vettel.

Vettel lo adelantó porque conduce con más empuje, más determinación. Le quita segundos al tiempo en cada vuelta, lleva el coche al límite. Y el Ferrari 2017 es un buen coche con un motor sólido. El alemán, que no su compañero Raikkonen, agarró la cabeza y se benefició de la sanción a Hamilton (cinco segundos por ralentizar su entrada al pit) para estirar su liderato y ganar la carrera.

Toda la actualidad en portada

comentarios