Gran Premio de Mónaco

Un buen sábado de Alonso y Sainz

Los españoles, séptimo y octavo en Mónaco. Pole soberbia de Ricciardo, con récord del circuito

Actualizado:

El carácter impetuoso de Max Verstappen le jugó un mal rato en Mónaco, el gran premio de los yates donde el Red Bull es el coche favorito, el que mejor gestiona las curvas y la ausencia de velocidad del trazado. Verstappen destrozó el Red Bull en la última sesión antes de la clasificación y se quedó sin salir a la cronometrada. Demasiado fogoso, demasiadas prisas por triunfar y poca sensatez para administra el poder del mejor coche en Mónaco. Saldrá último este domingo, toda una paradoja, ya que su compañero Ricciardo marcó el mejor tiempo en la Q1, donde también se lució Alonso, autor de una gran vuelta.

La Q2 ratificó las sensaciones del fin de semana. Los Mercedes tienen que recurrir a los neumáticos más rápidos para asentarse entre los diez mejores y el McLaren ofrece un rendimiento competente. Alonso volvió a firmar otra vuelta excelente e ingresó en la Q3 con solvencia. También Carlos Sainz, cuyo refuerzo psicológico se apreció en su victoria parcial ante su compañero Hulkenberg, eliminado en la Q2.

Ricciardo obtuvo la pole en una soberbia demostración de pilotaje y de confianza en sí mismo. Logró el récord histórico a la pista de Mónaco. Un clavo más en el calvario de Verstappen. Nadie pudo con el australiano, autor de la segunda pole de su vida.

La Q3 llevó a Fernando Alonso y a Carlos Sainz a una potente posición en la parrilla de salida, cuestión báscia en Mónaco. Séptimo el asturiano y octavo el madrileño, por delante de tantos coches y pilotos potentes. Ambos tienen una buena oportunidad de brillar este domingo en el Principado.