Dopaje

El positivo «fantasma» de Induráin por salbutamol en 1994

La Federación Francesa acusó al español de diopaje por dar positivo en un control en el Tour de L'Oise. El pentacampeón del Tour tenía permiso para usar Ventolín

Actualizado:

La historia cruzada entre el ciclismo y el salbutamol viene de lejos. Ya en 1994, cuando no había un deportista en España que hiciera sombra a Miguel Induráin, el ciclista fue acusado de dopaje por la Federación Francesa de ciclismo por dar positivo en un control realizado en mayo, en el Tour de L'Oise.

Las pruebas realizadas a Induráin detectaban la presencia de salbutamol en el cuerpo del ciclista navarro, y saltaron todas las alarmas. Induráin pasó a estar bajo la sombra de la sospecha, aunque duró pocos días.

La acusación de la Federación Francesa se hizo pública el 28 de agosto, y el 6 de semtiembre la UCI resolvió el caso archivándolo. No hubo dopaje.

Induráin tenía permiso para utilizar un inhalador Ventolín en aquella carrera para combatir su alergia al polen. Por entonces, el salbutamol no estaba prohibido por la UCI, aunque sí por las autoridades francesas.

La acusación de dopaje le llegó a Induráin tras conquistar su cuarto Tour de Francia y pocos días después de batir en Burdeos el récord mundial de la hora .

Por aquella época, algunos de los ciclistas más populares del pelotón padecían asma, el propio Indurain, el suizo Alex Zulle, el alemán Jan Ullrich...., y el español Igor González de Galdeano, quien tras una etapa del Tour 2002 con final en Alençon dio un resultado de 1.360 nanogramos de salbutamol tras usar Ventolin. No fue sancionado por la UCI, pero en Francia se le sancionó en 2003 con 6 meses.

Por «motivos terapeúticos» se salvaron, sin embargo, el suizo Tony Rominger y el italiano Franco Ballerini. El primer de ellos dio positivo tras el prologo del Tour 1994.