Imagen de la presentación oficial del Giro 2018, ayer en Milán
Imagen de la presentación oficial del Giro 2018, ayer en Milán - AFP
Giro de Italia

El Giro retira la alusión a Jerusalén Oeste tras la amenaza de Israel

Dura protesta israelí contra la organización del Giro, por señalar que la carrera partirá el 4 de mayo de Jerusalén Oeste: «Es nuestra capital indivisible, no hay Este y Oeste»

Actualizado:

En Tierra Santa se hace difícil la paz incluso para el deporte. La 101 edición del Giro de Italia, presentado ayer con gran pompa en Milán, tiene previsto partir de Jerusalénel 4 de mayo, con una contrarreloj de 10 kilómetros. Se trata de un comienzo histórico, porque es la primera vez que se inicia fuera del viejo continente. Además, la carrera cuenta con el aliciente de la participación del británico Chris Froome, que sueña con la triple corona, tras ganar cuatro Tour y la Vuelta.

Pero la financiación de Israel a las tres primeras etapas que pasarán ante algunos de los lugares más simbólicos de ese país, corría el riesgo de ser anulado. En un comunicado conjunto los ministros de Deporte y Cultura, Miri Regev, y del Turismo, Yariv Levin, ambos del Likud, el partido del primer ministro Benjamin Netanyahu, amenazaron con que Israel podría retirar la financiación si en la pagina web del Giro no se modificaba «la denominación del punto de partida, ahora indicado como Jerusalén Oeste». Los ministros precisaban que «Jerusalén es la capital de Israel, no hay Este y Oeste. Si no se produce la modificación, Isarel no participará en el Giro».

Según el diario Israel ha-Yom, próximo al gobierno, en el tema ha intervenido también el ministerio para las cuestiones estratégicas, añadiendo que «el Giro en Israel podría ser anulado».

El Estado judío conquistó la parte occidental de la ciudad en 1948 y la oriental en la guerra de los seis días en 1967. Para Israel se trata de su capital, «indivisible», pero el estatus final de Jerusalén Este es uno de los puntos en discusión en las negociaciones de paz entre Israel y los palestinos. Estos reclaman Jerusalén oriental como capital de su futuro Estado. Precisamente la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) protestó recientemente contra el inicio del Giro en Jerusalén. Para la OLP, la apuesta deportiva de Israel financiando las tres etapas iniciales del Giro, con salida en Jerusalén, formaba parte de la campaña israelí de normalizar la ocupación.

Pocas horas después, la organización del Giro reaccionaba eliminando de su página web y del recorrido oficial esa alusión a Jerusalen Oeste: «La salida será en la ciudad de Jerusalén. En la presentación del recorrido se utilizó material técnico que contenía las palabras Jerusalén Oeste debibo a que la carrera se desarrollará logísticamente en esa zona de la ciudad. Esta denominación, desprovista de cualquier valor político, ha sido eliminda de cualquier material vinculado al Giro de Italia».