Ciclismo

El ciclista Robert Millar es ahora una mujer, Phillipa York

El que fuera rey de la montaña en el Tour de Francia hace público el cambio de sexo que inició en 2000

Phillipa York, ante Robert Millar, en la imagen difundida este viernes
Phillipa York, ante Robert Millar, en la imagen difundida este viernes
LUIS VENTOSO Londres - Actualizado: Guardado en: Deportes Ciclismo

Los aficionados españoles al ciclismo recordarán bien al menudo escalador escocés Robert Millar, que destacó en los años ochenta como un competente corredor, aunque no llegó a ganar grandes rondas. Fue segundo en la Vuelta de 1985, donde Perico Delgado lo superó en los estertores de la carrera gracias a una astuta conjura de españoles que irritó sobremanera al escocés (la siempre exagerada prensa británica bautizó lo ocurrido como «la Vuelta Robada»). A sus 58 años, el ex ciclista acaba de revelar que Robert ya es historia. Ahora se llama Philippa York, tras un cambio de sexo que inició en 2000, pero que había mantenido oculto para el gran público. «Afortunadamente ahora hay más aceptación y comprensión», explica York.

Robert Millar, en el Tour del 84
Robert Millar, en el Tour del 84- AFP

Philippa se encuentra estos días como comentarista del Tour de Francia para la cadena televisiva ITV4, donde comparte rol con otros veteranos del pedal, como David Millar. El escocés se retiró de la alta competición en 1995. Dos años después entrenó a un equipo escocés en el Tour y más tarde ha trabajado como comentarista de ciclismo en prensa y revistas especializadas. Antes de encontrar su definitiva identidad sexual, en 1985 se casó con la francesa Sylvie Transler, en una ceremonia muy privada. No avisó a su familia ni a sus compañeros de equipo.

Robert Millar no era un ciclista precisamente querido entre sus compañeros. Nacido en Glasgow en una familia humilde, estaba llamado a trabajar de mecánico en una fábrica, pero lo redimió la bicicleta. Se le recuerda desde sus días escolares como enormemente introvertido y solitario. En sus días como profesional, los periodistas lo temían por sus secos desplantes. En 1984 llegó la cima de su carrera: rey de la montaña en el Tour, algo que no había logrado ningún ciclista de habla inglesa, y cuarto en la clasificación final. En 1992 dio positivo por testosterona en la Vuelta. Dos años después se hizo vegetariano.

«He vivido un tiempo considerable como Philippa», cuenta ahora. Celebra que «desde hace diez años las cosas han cambiado» y que han aminorado «los perjuicios de algunas personas y de la prensa tabloide». Detalla que su cambio de sexo lo llevó a cabo tras «una atenta vigilancia médica» y reconoce que a una decisión así solo se llega «tras mucha búsqueda del alma y momentos de angustia».

Toda la actualidad en portada

comentarios