Real Madrid-BarcelonaLa intrahistoria de la canasta mágica de Luka Doncic

Laso, Causeur y el esloveno desvelaron tras el partido los secretos de la acción que marcó el choque ante el Barcelona

Actualizado:

«No es una jugada que ensayemos», bromeaba Laso tras el partido sobre la canasta que Luka Doncic había metido desde su propio campo al final del tercer cuarto del partido ante el Barcelona. Una canasta que ha dado hoy la vuelta al mundo y que tiene una historia particular y curiosa como desvelaron tras el choque el francés Causeur y el propio protagonista.

En el entrenamiento del miércoles, ambos se apostaron una cantidad de dinero para ver quién la metía antes desde esa posición. Aunque Doncic suele ser bastante certero, había sido el francés el que se había llevado el gato al agua, pero ayer, tras el histórico lanzamiento en el clásico, decidió devolverle al esloveno lo que le había ganado en el entrenamiento, como reconoció el galo en el vestuario. «Él lanza muchos tiros así en los entrenamientos. Antes del partido habíamos ensayado desde el medio del campo y la mete mucho. Es buen tirador desde larga distancia. Eso sí, que la meta en el partido es otra cosa. Ha sido brutal y nos ha dado la confianza al final del tercer cuarto para irnos casi con veinte puntos al último período», apuntaba Causeur, cómplice involuntario de la canasta.

El protagonista de la acción, por su parte, trató de quitarle importancia a la acción. «Ha sido suerte. Fue un tiro desde el otro campo y fue mucha suerte», señaló el esloveno, que hasta el martes por la noche estuvo en cama por un proceso gripal que le mantuvo en duda para el partido. Aún así, Doncic sacó fuerzas para disputar un gran encuentro ante el Barcelona. «Amo el baloncesto y es de ahí es de donde saco las fuerzas para jugar, porque es lo que más me gusta», explicaba anoche.

Por último, Doncic restó importancia a la victoria. Una más en una temporada que está siendo complicada y a la que aún le «queda mucho». «Esto está empezando, queda la parte más dura de la temporada», señaló antes de retirarse feliz tras protagonizar otra noche histórica. Una más con el Real Madrid. Una menos para su marcha a la NBA, donde hoy alucinan con ese lanzamiento que el próximo año aspira a repetir en las canchas de la liga estadounidense.