Real Madrid-BarcelonaUn clásico europeo para frenar la crisis

El Real Madrid, que acumula seis derrotas en los últimos siete partidos de Euroliga, recibe a un Barcelona plagado de dudas

Actualizado:

Bajan las aguas turbias en el panorama europeo para Real Madrid y Barcelona. Los primeros acumulan seis derrotas en los últimos siete encuentros y cierran la clasificación de los equipos que aún tendrían un hueco en cuartos de final. Los azulgranas, por su parte, están lejos de esas primeras ocho posiciones y a sus dudas europeas han sumado en los últimos tiempos las domésticas, por lo que el clásico de esta noche (20.45 horas) servirá para frenar una crisis... y alargar la del rival un poco más.

«Los partidos entre Real Madrid y Barcelona tienen una repercusión mayor, pero todos los enfrentamientos tienen importancia. Para nosotros la importancia pasa porque recibimos a un equipo muy potente que nos ha ganado en Liga Endesa hace menos de un mes y porque hemos perdido dos partidos en casa en Euroliga y eso suele castigar mucho, sabemos de la dificultad del partido», explicó Laso, quien confirmó que podrá contar con Rudy -que descansó el fin de semana- y con el lesionado Campazzo, cuya recuperación exprés ha sido un alivio para el técnico.

«No soy adivino de lo que va a pasar. Estamos viviendo una situación especial, difícil, para el club y los jugadores y hay jugadores que están dando pasos hacia delante en el grupo, independientemente de los problemas que tengamos. En ningún momento pensamos en estas bajas», afirmó.

Enfrente, Sito Alonso también camina preocupado por las bajas, aunque sus problemas están más en la consistencia que en la enfermería. Aún así, la recuperación de Heurtel es un alivio para él, que buscará volver a asaltar el WiZink Center como hizo hace unas semanas en la ACB. «No quiero que los jugadores se autopresionen por cosas que no han conseguido, generando urgencia como la del Real Madrid el jueves cuando llegamos desde el marzo sin ganar fuera en la Euroliga», apuntó.

El Barcelona aterriza a Madrid en una dinámica negativa después de encadenar dos derrotas consecutivas ante el Fenerbahce, en la Euroliga, y el Iberostar Tenerife, que se llevó la victoria en el Palau Balugrana tras superar a los azulgranas en la prórroga.