Real Madrid

Llull está listo para volver

Al balear, cuyo regreso es inminente, solo le separa de las canchas su confianza en la rodilla

Actualizado:

Los que han superado una lesión de rodilla tan grave como la de Sergio Llull dicen que el último tramo es el más complicado. Es ahí, con la articulación completamente curada en lo físico, donde emergen las dudas. La «lesión psicológica». La etapa en la que los médicos quedan a un lado y solo cuenta ya la determinación del jugador y su fuerza de voluntad para derribar esa última barrera antes de volver a pisar una cancha con la misma confianza que antes de la lesión.

Es ahí donde se encuentra Llull ahora mismo. Ocho meses después de romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en un amistoso con la selección, el balear está a las puertas de su regreso, algo que podría ocurrir ya en cualquier momento tal y como reconocía Pablo Laso este fin de semana. Aun así, esa fecha solo la conoce el propio Llull y será él el que decida el día de su vuelta en función de la confianza que tenga en la rodilla. «Creo que Sergio está ahora atravesando lo que llamamos el período de readaptación. Un momento en el que el deportista tiene ya unas condiciones físicas perfectas, pero tiene el freno de mano echado porque no siente las sensaciones de antes. Va con un poco de temor, algo lógico en todas las lesiones y más en una dolencia grave como la suya. Llegados a este punto, el regreso depende ya del jugador. Hay algunos que tardan un año en volver y otros que lo hacen en seis meses. Cada uno es un mundo», explica a ABC Nacho Coque, uno de los preparadores físicos de la selección española, que conoce muy bien al base madridista.

Entre los síntomas de la recuperación total está el hecho de que Llull lleve ya casi quince días entrenando con sus compañeros. Sesiones a menor ritmo que el grupo, pero cada día más asentado. «Es en estos entrenamientos, con duelos de tres contra tres, en los que el jugador va ganando confianza, porque se enfrenta a situaciones normales de un partido, aunque con más espacio y sin tanta exigencia», señala Coque.

En el horizonte de Llull aparece la ACB como escenario más probable para la reaparición, toda vez que el Madrid disputará este viernes su último partido de la fase regular de la Euroliga. Un choque de alto voltaje ante el Brose Bamberg que no parece el más adecuado para su vuelta a las canchas. Regreso que estará limitado durante varias semanas para evitar recaídas y problemas adicionales. «Es muy normal que tras una lesión de larga duración puedan surgir otras menos importantes. Cuando uno regresa, por mucho que haya entrenado, el cuerpo necesita volver al equilibrio y por eso hay que controlar mucho el esfuerzo. No por la rodilla en sí, sino por el resto de músculos periféricos», advierte José Antonio Fernández, uno de los fisioterapeutas de la selección española.

Dieta y familia

Durante este tiempo, Llull se ha mirado en el espejo de otros compañeros. Amigos como Ricky Rubio, al que ve ahora triunfar en los Jazz tras haber superado una lesión similar a la suya. «Es una cirugía que, a día de hoy, tiene muy buen resultado y que en la mayoría de los casos permite al paciente volver a rendir al mismo nivel que antes de la lesión. Además, la dolencia de Llull afecta menos a un jugador de baloncesto, porque sus movimientos son más lineales que los de un futbolista. El único peligro que puede tener es que haya una rerotura de la plastia, algo poco común, que no debería ocurrir si se ha trabajado bien como supongo que es el caso», explica el doctor Ripoll.

Durante estos meses, Llull se ha volcado en cuerpo y alma en su recuperación. Se ha cuidado más que nunca pensando en que su regreso sea lo mejor posible. Por eso, ha puesto especial mimo en su dieta, dejando a un lado los excesos para no cargar la rodilla. El balear ha sido uno más en cada partido disputado en el WiZink Center, donde ha sufrido y disfrutado con el equipo desde el extremo del banquillo. Posición que ya está cerca de abandonar para ocupar un sitio en la cancha, el lugar que más ha echado de menos.