La trampa más sucia de la historia

El piragüista Yasuhiro Suzuki ha sido sancionado tras confesar la forma en la que trató de «eliminar» a un rival. Inyectó un anabolizante en la bebida del también piragüista Seiji Komatsu, con el fin de que este diera positivo en el test antidopaje.

Actualizado: