Atletismo

Retrorunning: recorrer el mundo de espaldas

Sandra Corcuera es campeona de esta modalidad atlética que ya se utiliza en rehabilitación de lesiones

Retrorunning: recorrer el mundo de espaldas

Puestos a hacer ejercicio, también se puede hacer de una forma original, distinta, a contracorriente. Sandra Corcuera (Barcelona, 1972) no lo buscaba, pero encontró esa manera de mantenerse activa diferente, y que no esperaba. Tras probar varios deportes y sufrir más lesiones de las que necesitaba su ánimo, se topó con el «retrorunning», la modalidad de carrera hacia atrás. De la sorpresa inicial… a abanderar la causa. Con tanto entusiasmo y calidad, que es campeona del mundo cinco veces. Sí, hay Mundiales.

Pero no fue amor a primera vista. «Lo descubrí por casualidad. Decían que tenía buenas cualidades para el atletismo, pero mi cuerpo no aguantaba las cargas de entrenamiento. Dejé de entrenarme tanto, pero comencé a coleccionar carreras. Llevo más de 500 (cross, maratón, ruta, pista, ultrafondo) de todas las distancias. Por internet encontré en Lérida una que se anunciaba como “carrera de retrorunning” y me fui allí sin saber nada. Poco antes de la salida me dicen que se corre de espaldas, y pensé que era broma, pero no. Fueron los peores 1.600 metros de mi vida. Me dije “nunca más”. Pero me picó la curiosidad y decidí incluir diez minutos de carrera hacia atrás al final de cada entrenamiento. Me dio resultado. Ya no lo dejé», relata.

Para ella fue una liberación de las diversas molestias que le impidieron desarrollar su atletismo «hacia delante». «Desde que lo practico me lesiono mucho menos y el cuerpo está más compensado muscularmente. Y mejoré el rendimiento para la carrera normal».

Adeptos y detractores

El «retrorunning» no es nuevo, pero se va analizando más. Existen voces que desaconsejan esta práctica, y otros en los que se fomenta que se incluyan en programas de rehabilitación de lesiones porque, según dicen, no sufren tanto las rodillas.

En España no está muy desarrollado, pero existe desde 2005 la Asociación Internacional de RetroRunning (IRRA). «Al principio había gente que me miraba raro y se sorprendía cuando me veían correr hacia atrás, pero me decidí a preparar los mundiales de 2012, hice un plan sin saber si podría aguantar tantos kilómetros de espalda, pero lo hice». Para la deportista todo fue nuevo, autodidacta. No hay entrenadores, aunque ahora algunos métodos comienzan a incorporar esta rutina para variar el esfuerzo y evitar cargar las rodillas. Tampoco hay competiciones. Sí en Irlanda, Reino Unido, Cuba, República Dominicana, Estados Unidos o Italia, donde tienen un circuito propio. Pero la meca es Alemania, donde los atletas son profesionales y hay exhibiciones para mejorar récords del mundo. De las carreras en vídeo de los alemanes, Corcuera perfila su técnica y mejora su rendimiento. Y su entusiasmo se contagia. Son muchos mensajes de ánimo los que recibe en cada torneo, y en América Latina siguen sus pasos con detalle.

No vive del «retrorunning», pero sus éxitos y sus ganas de fomentar este deporte le han abierto las puertas de varias empresas que le suministran material para competir por el mundo. Una compañía suiza quiere que sea su imagen de marca. Una responsabilidad que toma con agrado porque le permite seguir disfrutando de su pasión sin arruinarse ella ni sus familiares y amigos. «En principio, me sufragarán los gastos de la Copa Italiana y el Mundial de Irlanda 2018», subraya, aunque queda todavía el gasto de plantillas, zapatillas, nutrición...

Salto al medio maratón

En Irlanda dará el salto a la siguiente distancia: pasará de los 10 kilómetros en los que es pentacampeona, al medio maratón. Con menos lesiones que nunca y la fuerza de siempre, Corcuera anima a que la gente pase del asombro y las dudas a la acción.

Y ofrece para ABC la primera clase: «Elegir un terreno llano, sin obstáculos, sin tráfico, preferiblemente una pista de atletismo ya que te puedes guiar por las líneas de las calles. Hay que comenzar andando, para acostumbrarse al movimiento, y a menudo que se coge seguridad, alternar unos minutos caminando otros corriendo. Si ya quieres progresar y alcanzar nivel competitivo: mucho trabajo de pesas, porque se requiere un tono muscular mayor y trabajo específico de técnica de carrera. Apenas se gira la cabeza, la posición correcta es el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante, se estira la pierna hacia atrás, se impacta con la parte delantera del pie y haciendo palanca te impulsas, también con la parte delantera, no se utiliza el talón». Aunque el camino se vea del revés, el esfuerzo, la satisfacción y la sonrisa en la meta son las mismas.

Toda la actualidad en portada

comentarios