Pádel

Los número uno despiden el año a lo grande

Bela y Lima y las gemelas Sánchez Alayeto se imponen en el Máster final que cierra la temporada del World Pádel Tour

Actualizado:

Funcionaba la reventa a las puertas de la Feria de Madrid. Las entradas para la final del Máster del World Pádel Tour estaban agotadas desde hace semanas. «Se podría haber llenado otra pista igual», reconocían a ABC fuentes de la organización, satisfechas por el broche que el circuito ha puesto su gran temporada con este torneo en Madrid.

Las gradas del pabellón 10 del IFEMA presentaban un lleno colorido ya para la primera final del día. Público amable y heterogéneo. Amantes de un deporte que se ha instalado en España para quedarse. Ambiente familiar que augura una expansión que a día de hoy no conoce límites.

Bela y Lima, los amos del circuito, tenían una cita contra Maxi Sánchez y Mati Díaz, que querían despedir a lo grande al dúo que han formado en los últimos años. Un duelo de altura que resultó menos competido de lo esperado. La tiranía de los número uno volvió a relucir en un primer set desequilibrado desde el principio -3-0 en el arranque- que se decantó de su lado en apenas 45 minutos (6-3).

No cambió el panorama en el segundo set, que comenzó también con break de Bela y Lima. Los número uno se aprovecharon de los errores de un Mati Díaz muy desacertado, que lastró a su equipo durante todo el partido. Solo el pundonor de Maxi -que el año que viene formará pareja con Sanyo Gutiérrez- alargó un poco la final, que terminó con un 6-2 a favor de los número uno. Un aviso para navegantes pensando en el próximo año, en el que quieren mantener su dominio en el circuito.

Final femenina

Poco antes, en esa misma pista, además de las gemelas Sánchez Alayeto, número uno y dominadoras del circuito este año tras la lesión de Alejandra Salazar, estaban Ari Sánchez y Marta Ortega, una de las sorpresas agradables del circuito femenino este 2017.

La grada se alió rápido con las aspirantes, fruto de ese sentimiento tan humano de ir con el «débil». Ese apoyo empujó a Ortega y Sánchez en el inicio, en el que rozaron incluso el 3-0. No lo consiguieron, pero mantuvieron el break, soñando con la primera manga hasta el último momento. Fue con 4-5 cuando las gemelas sacaron a relucir sus galones de número uno para ganar tres juegos seguidos y llevarse el primer set.

El golpe fue duro para Marta y Ari y lo acusaron en la segunda manga. Tanto, que se pusieron 5-2 abajo, fruto en buena medida de los errores de la segunda en el revés. Se había ido del partido, pero la confianza de Ortega las devolvió para igualar hasta el 5-5. Esfuerzo mayúsculo ante unas gemelas superiores ya, que recibieron el aplauso generoso de la grada cuando se alzaron finalmente con la victoria.