Mireia Belmonte, con su récord de 400 estilos - EFE
Natación | Copa del Mundo

Mireia Belmonte, oro y récord del mundo en 400 estilos en Eindhoven

Belmonte se impuso en la final con una marca de 4:18.94, por delante de la húngara Katinka Hosszu (4:25.18) y la estadounidense Ella Eastin (4:26.06)

Actualizado:

Incansable, insaciable, inalcanzable. Mireia Belmonte viste sus carreras de adjetivos en cada brazada, y los pinta de colores. En este verano para enmarcar, el dorado es el tono que más ha elegido, el más difícil, el más atractivo, el que más pega con su ambición. Lleva un mes sin parar de nadar, de triunfar, de conseguir éxitos para su palmarés y para el deporte español. Y ayer, en la última jornada de la Copa del Mundo de Eindhoven, se coronó a lo grande, no solo por su tercera medalla, también de oro, en los 400 estilos, sino por la fuerza con la que lo hizo, en una gran remontada final, y por el premio que escondía tocar la pared en 4:18.94: el récord del mundo.

Decía que se quería especializar, quizá en el futuro, porque por el momento le viene perfecto nadar todas las pruebas posibles, todas las finales posibles, todos los estilos posibles. En esa prueba, la más exigente por la adaptación que obliga a su cuerpo en cada posta, Mireia Belmonte impuso su nombre en el libro de los récords de piscina corta (25 metros) y borra la marca de Katinka Hosszu de 2015.

Once preseas

Fue precisamente a la húngara, dueña de esta prueba tanto en Juegos Olímpicos como en Mundiales, a quien batió y dejó a más de seis segundos de su marca (4:25.18). Una barbaridad que suma a su ya perfecto verano por las piscinas de medio planeta.

Del Mundial de Budapest se llevó dos platas (1.500 metros y 400 estilos) y el oro en 200 mariposa, donde ella es la reina. Sin parar viajó a la Copa del Mundo de Moscú, de donde se llevó de recuerdo un oro en 800 libres, y una plata en 400 libres y un bronce en 200 mariposa en menos de una hora. De Berlín recogió el oro en los 400 libres, y la plata en 400 estilos; y ayer cerró su participación en Eindhoven con su tercer oro tras los conquistados el viernes en 800 libres y en 200 mariposa, en poco más de media hora. Un botín que culmina con este récord del mundo, el quinto en su currículo en piscina corta. Ella es la más rápida en 400 estilos, en 400 libres, en 200 mariposa, en 800 libres y en 1.500. Ella es insaciable, infatigable, inmensa.