Huw Jones se convirtió en un a pesadilla para Inglaterra en Murrayfield
Huw Jones se convirtió en un a pesadilla para Inglaterra en Murrayfield - REUTERS
RUGBY

Escocia da la campanada en el Seis Naciones

El XV del Cardo vence a Inglaterra (25-13) y da el liderato a Irlanda, que superó a Gales (37-27)

MadridActualizado:

El Seis Naciones 2018 tenía dos claros favoritos en las apuestas previas y, después de pasadas dos jornadas, los pronósticos se estaban cumpliendo sin problemas. Inglaterra, campeona de las dos últimas ediciones, e Irlanda, que lo hizo en las dos anteriores, sacaban sus partidos adelante y estaban abocadas a decidir el título en el último choque de Londres que les medirá a ambos el 17 de marzo.

Sin embargo, nadie contaba con que un tercer actor se colara en el guión. Y fue Escocia, más picada que nunca en su orgullo, la que quiso acabar con el sempiterno dominio de su rival de siempre. En el duelo que se presentó en Edimburgo entre el XV del Cardo y el XV de la Rosa había mucho más en juego que los puntos habituales. También se disputaba la Calcuta Cup, el trofeo más antiguo del mundo (data de 1872), que no recalaba en las vitrinas caledonias desde hacía diez años.

Los anfitriones, conscientes del peso de su estadio, salieron como fieras desde el comienzo y sorprendieron a unos rivales que salieron demasiado confiados. Con una defensa muy presionante, los anfitriones no dejaba respirar a sus contrarios y cuando estos quisieron empezar a carburar se encontraron con las intercepciones escocesas.

Con golpes de calidad y rapidez, un inspirado Huw Jones llevó por la calle de la amargura a los de Eddie Jones. Con sus robos de balón y sus carreras endiabladas anotó dos ensayos y favoreció el de Maitland, de manera que se llegó al descanso con (22-6) en pleno éxtasis colectivo en Murrayfield.

El segundo tiempo vivió la reacción inglesa, como era de esperar, pero como los escoceses estaban crecidos y no cedían, los primeros fueron cayendo en el desánimo y en los errores. Se acercaron merced a una acción individual de Farrell a los trece minutos (22-13) , pero a partir de ahí se chocaron siempre con la muralla azul. Al final, con más ganas y coraje que sus oponentes, los del Cardo se llevaron el triunfo y dejaron boca abajo el torneo.

Irlanda, líder en solitario

Previamente, Irlanda había hecho la tarea con una trabajada victoria ante Gales (37-27). Era el clásico duelo celta, que derrocha competitividad y poderío, y a la vista del resultado podría parecer que fue un paseo para los locales. Pero no fue así en absoluto. El XV del Dragón dominaba con holgura en la primera parte (5-13, en el minuto 35) y de no ser por una postrera reacción con dos patadas de Sexton y un ensayo de Aki, los nervios se hubieran apoderado de los verdes en el descanso.

Afortunadamente para ellos, el (15-13) del entreacto dio paso a una racha anotadora que les llevó hasta el (27-13) quince minutos después. Sin embargo, lejos de hundirse, los galeses se vinieron arriba con el puyazo y comenzaron a presionar hasta el punto de colocarse a solo tres puntos (30-27) a tres del final. Con los nervios a flor de piel se vivieron los momentos más intensos. El duelo podía caer de cualquier lado, pero lo hizo del lado esmeralda: Stockdale interceptó el último ataque visitante para ensayar a placer y sellar el resultado definitivo.

Aunque el último partido del campeonato será en Twickenham, Irlanda tiene en su mano recuperar el título y pensar de nuevo en el Grand Slam.