Pyeongchang 2018

Así es el castigo del COI a Rusia

La ejecutiva del Comité Olímpico deja al país fuera de los Juegos, pero su sanción incluye más detalles

Actualizado:

La Comisión Ejecutiva del COI decidió ayer dejar a Rusia fuera de los Juegos de Invierno, pero no quedó ahí su sanción al país. Varios de los políticos y responsables del deporte ruso han quedado apartados del movimiento olímpico, que impuso fuertes multas a los castigados.

1. Suspensión del olimpismo ruso

El Comité Olímpico de ese país quedó suspendido ayer de manera inmediata y, al menos, hasta que finalice la ceremonia de clausura de los Juegos de Pyeongchang el próximo mes de febrero. Además, se suspendió al presidente de ese organismo, Alexander Zhukov, y al del Comité Organizador de los Juegos de Sochi, Dmitry Chernyshenko.

2. Apartar a Vitaly Mutko y Nagornykh

El actual primer viceministro y encargado de Deportes en Rusia, el polémico Mutko, y su mano derecha durante los Juegos de Sochi 2014 -ambos considerados los cerebros del sistema de dopaje ideado para engañar a las autoridades en esa cita, quedan excluidos de cualquier futura participación en un evento organizado por el COI.

3. Multa ejemplar al Comité del pais

Rusia fue también condenada a pagar 15 millones de dólares, que se utilizarán para el establecimiento de una Autoridad Independiente de Control Antidopaje en el país. Además, el nombre de Putin queda sin mácula.

El informe Schmid dice que no se ha podido probar que las altas instancias del Gobierno ruso apoyaran o supieran de este sistema de dopaje del país.

4. Invitación a los atletas «limpios»

La Ejecutiva del COI permitirá competir en Pyeongchang a los atletas rusos bajo bandera olímpica. No podrá sonar el himno del país si ganan un oro y lucirán un uniforme con las siglas OAR (Atletas Olímpicos Rusos).

La lista con los atletas rusos que podrán ir a la cita surcoreana la decidirá una comisión del Comité Olímpico Internacional, que tendrá en cuenta que no hayan sido nunca controlados como positivos, que consigan una plaza para los Juegos y que se sometan a unos duros controles durante los próximos meses.