MUNDIAL DE BALONMANO

Barcelona se vuelca con España

ABC - Actualizado: Guardado en: Deportes

El Palau Sant Jordi, en Barcelona, en Cataluña, en medio de las turbulencias independentistas de una parte de la clase política, ha estado este viernes sin fisuras con España, con la selección de de balonmano en la semifinal del campeonato del mundo de balonmano. El equipo de Valero Rivera se medía a Eslovenia por una plaza en la final del domingo, también en Barcelona, y desde más de una hora antes del encuentro, la grada, que acabó repleta, mostró el apoyo: muchas banderas de España, casi ninguna estelada.

El momento de los himnos fue de respeto. Ni un silbido al español, algo normal en cualquier país, pero que se había convertido en la excepción en algunos eventos en los que participaron equipos catalanes. Normalidad en Barcelona, con un speaker oficial del torneo que usaba el español, el esloveno y el inglés. Y otro speaker del propio pabellón, para avisos de funcionamiento interno del tipo «no usen silbatos, por favor», que usaba el catalán.

Normalidad en un Palau Sant Jordi que empujó a España hacia la victoria contra Esolovenia (26-22), y hacia un lugar en la final del domingo en su propio Mundial. Para luchar por el oro en casa, en Barcelona.

Toda la actualidad en portada