Toros

San Lorenzo y la sombra del viento

Talavante corta la única oreja y Ginés deja momentos torerísimos en una desigual y descastada corrida de Núñez de Tarifa

Alejandro Talavante
Alejandro Talavante - Efe
ÁNGEL G. ABAD Huesca - Actualizado: Guardado en: Toros

Dicen en Aragón que el cierzo, ese viento del norte que ayer extendió sus dominios hasta la capital oscense, nubla las cabezas, transtorna el bien pensar y las ideas. Y en el día del santo, con la plaza a rebosar, todo salió como torcido, sin orden ni concierto en un festejo que más que de agosto, acabó pareciendo de marzo. Por ese cierzo, por ese frío que lo fue invadiendo todo.

Para empezar los males, los toros de Núñez de Tarifa, que uno no sabe si las rachas de viento les afectaron, o si ya venían así de serie. Muy desiguales, dentro de una más que floja presentación, y de nulas embestidas. Poca, poquísima casta en un sexteto para pasar página.

Y si los toros surgieron uno a uno con esa ayuna bravura, con esas fuerzas tan justas, no anduvieron mucho mejor los que vestidos de luces venían con la obligación de honrar al patrón, que el lleno y el santo público de Huesca lo merecían. Así que El Fandi no pasó de voluntarioso, que es decir bien poco, y es que no se puede decir más. Banderillas, en su segundo con la prórroga de un cuarto par, y allí se puso el punto final de una tarde de sol, pero con demasiadas lagunas.

Una oreja cortó Talavante al segundo, cuyas defensas más parecían sombras chinescas que pitones de verdad. Estuvo variado, es verdad, y con el público a favor. Sin embargo, ante el quinto, la cosa pintó gris. Demasiado, porque el cierzo hizo de las suyas en aquello de nublar las ideas.

Al único que pareció no hacer sombra el frío vendaval fue a Ginés Marín, quien sin material, transmitió una imagen de frescura y finas maneras, en una actuación salpicada de momentos torerísimos que se topó con un lote imposible. Una serie al natural, rematada con un afarolado en el tercero, intentó alejar tanta sombra, tanto viento...

Toda la actualidad en portada

comentarios