Exposición de Manolete en Córdoba
Exposición de Manolete en Córdoba

Manolete, el torero que sigue inspirando a los artistas del siglo XXI

Ha sido nombrado Hijo Predilecto de Córdoba

CÓRDOBAActualizado:

Aunque su explosión dentro del mundo de la tauromaquia no coincidió con la época más vanguardista del género del cartelismo taurino, Manuel Rodríguez Sánchez «Manolete» es una figura que en la actualidad, 100 años después de su nacimiento, sigue inspirando a artistas de todo el mundo.

Una buena muestra de ello se puede ver estos días y hasta el 31 de diciembre en el Museo Taurino de Córdoba, que, dentro de los actos para celebrar los actos del centenario del nacimiento del matador de toros, expone un total de18 carteles de festejos y ferias de España, Francia y América que han rendido este año homenaje a uno de los cinco califas del toreo.

Su perfil «picassiano», sus ojos saltones, su complexión delgada y su porte elegante no sólo brillaron en la plaza y en los diarios de la época, sino que también inspiró y sigue inspirando a artistas relacionados con el mundo de los toros, un microcosmos que aún en la actualidad encuentra en Manolete a «un personaje que se puede emplear para atraer al público».

Son palabras de Fernando González Viñas, comisario de los actos del centenario, que con esta muestra va llegando a su fin, y que vivió esta semana otro hito con la imposición al diestro del título de Hijo Predilecto de Córdoba, 70 años después de su fallecimiento.

Su perfil ya estaba trazado incluso en el cartel original del día de su muerte, aquel 28 de agosto del 47 en Linares.

Corte tradicional

Ese cartel mostraba al torero con el cuerpo flexionado, obligando al toro a embestir bajo, con la quietud que le caracterizaba, todo ello en un óleo de corte tradicional.

«La cartelería taurina siempre ha sido algo de vanguardia, al menos cuando nace en el siglo XIX; en la época de Manolete, sin embargo, el cartel taurino se ha asentado lejos de la vanguardia, como sí lo estaba a principios de siglo, cuando lo más vanguardista era Julio Romero de Torres», reflexiona González Viñas, quien explica que la muestra que se puede ver en Córdoba recoge todos los palos del cartelismo taurino.

Se puede ver, por ejemplo, el cartel de Las Ventas, un retrato del toreo realizado con técnica de collage a partir de miles de fotos enviadas por aficionados a través de Facebook, junto a otros de corte más tradicionales, como lienzos o pinturas, como el de la feria de Pascua de Arlés (Francia), realizado a partir de la pintura que Rafael Pellicer realizó en 1950 y que se puede ver en el Museo Taurino cordobés.

También los hay que incluyen texto, como el de la feria taurina de Cieza (Murcia), en el que el pintor manchego Remy J. López ha silueteado la figura de Manolete con sombrero cordobés y lo ha coloreado con un texto de José María Pemán; o que fantasean con un encuentro imposible, como el de la Feria de la Primavera de Jerez (Zacatecas, México), que coloca en el mismo callejón al diestro cordobés y a José Tomás.

Y también hay hueco para el diseño digital, como la atrevida composición del cartel que anuncia la Corrida del Sábado de Gloria en Cabra (Córdoba), y que reúne trazo «picassiano», fotografía y otros recursos modernos.

González Viñas aclara que todos estos carteles y otros que no se han podido poner por falta de espacio han surgido «motu propio» por las propias plazas y empresas, conscientes de la importancia de Manolete, y una muestra de «la pervivencia del personaje» en un mundo, el taurino, que, como todos, se ha tenido que reciclar hacia las nuevas técnicas de publicidad.

«Hoy se publicita con otros medios, pero antiguamente solo se usaba el cartel, y había que cuidar esa base», añade González Viñas.