Luis Bolívar sale a hombros
Luis Bolívar sale a hombros - Efe

Luis Bolívar abre la Feria de Manizales por la puerta grande

José Garrido corta una oreja en el inicio del serial colombiano, mientras que López Simón se marcha de vacío

MANIZALESActualizado:

El diestro colombiano Luis Bolívar abrió este domingo la puerta grande de la Monumental Plaza de Toros de Manizales, en la primera corrida de abono de la feria de esta ciudad.

El torero local cortó las dos orejas tras una lidia de poder y mando a un bravo toro de la ganadería Dosgutiérrez de nombre "Autor", corrido en cuarto turno. El español José Garrido se hizo con un apéndice en la lidia del tercero, en faena de voluntad y firmeza. Su compatriota Alberto López Simón se fue con las manos vacías, tras pechar con dos ejemplares complicados.

Los espectadores, que ocuparon más de tres cuartos de plaza, disfrutaron de una tarde fresca.

Con una faena sin tacha de principio a fin, el colombiano Luis Bolívar se hizo merecedor de las dos orejas para salir por la puerta grande y convertirse en el primer triunfador de la primera corrida de abono de la 63 Feria de Manizales. Para cosechar su éxito, el torero local contó con un bravo ejemplar de la ganadería Dosgutiérrez, al que la presidencia premió con la vuelta la ruedo.

En el capote, Bolívar dejó apreciar las excelsas condiciones de su enemigo en toreras verónicas que encontraron eco en los tendidos. Pero fue en la muleta donde la lidia alcanzó sus mayores méritos. Primero, con derechazos que dieron lugar a tandas macizas. Luego, con naturales hechos con temple y gusto.

El toro tuvo en la fijeza y en el hecho de pelear en los medios sus mayores méritos. Nunca desentonó, menos a la hora del cierre cuando, con doblones, Luis Bolívar lo puso en suerte para proceder a finiquitar la labor con una espada que estuvo a la altura de las exigencias.

El palco no dudó en otorgar los trofeos a Bolívar y el reconocimiento al astado, ovacionado por los asistentes.

El otro hecho destacado de la tarde corrió por cuenta del torero español José Garrido, quien de la mano del valor y de la técnica consiguió hacer embestir por el pitón izquierdo a un ejemplar que se negaba a entregarse. Una oreja fue el premio al nacido en Badajoz.

El sexto no dio opciones, como no las dieron segundo y quinto al madrileño Alberto López Simón, quien no pudo lucir sus facultades ante la concurrencia.