José María Manzanares, con el toro al que desorejó
José María Manzanares, con el toro al que desorejó - Efe
Patrocinado porPlaza 1

Dos orejas al empaque de Manzanares en la Feria de Abril

Talavante corta un trofeo en una corrida de Núñez del Cuvillo de buen juego

SEVILLAActualizado:

Seguimos hablando todos de “Orgullito”, el toro de Garcigrande indultado el lunes. Nadie que viviera ese momento discute la emoción que se sintió en la Plaza. Me lo cuenta un torero: El Juli le dijo que nunca había lidiado un toro que embistiera tanto y tan bien, en toda su vida – y lleva veinte años como matador.

Parece que vamos a seguir en el cielo: Manzanares corta dos orejas por una faena de las suyas, llena de empaque; Talavante compensa su actuación anterior cortando una oreja. Pero nos quedamos con la miel en los labios: del cielo, volvemos a la tierra.

Sebastián Castella viene de indultar un toro en América pero escuchó los tres avisos con un Victorino, en Castellón. Nadie discute su trayectoria ni su profesionalidad pero sus trasteos caen a veces en la monotonía, por su excesiva duración (participa de un vicio muy general, actualmente). Al primero que flaquea, lo recibe con chicuelinas e insiste en el quite por el mismo palo: no hay manera de evitar esta reiteración… Muy bien Chacón, en banderillas. El toro es pronto, alegre; la faena, desigual, voluntariosa, con enganchones, acaba impacientando. Hace el esfuerzo en el cuarto, en el que se luce Viotti. El toro galopa y repite. Comienza con los habituales cambiados, se queda quieto, vertical. Logra series limpias, sin que llegue a tocar la música, hasta que el toro se va apagando. El arrimón final provoca división de opiniones; sigue la mala racha con la espada.

Manzanares, tan querido en Sevilla, parecía acusar la larga inactividad; esta tarde, recupera su mejor tono en el segundo toro, excelente, para el que se llega a pedir la vuelta al ruedo. (Muy bien Rafael Rosa, con los palos). Desde el comienzo, muletea pausado, solemne; un pase de pecho interminable pone al público en pie. Corre la mano con ritmo y cadencia; un cambio de mano del diestro es digno de su señor padre. Suena la música: ¡qué belleza! Como el toro conserva empuje, cita a recibir y consuma brillantemente la suerte: dos orejas. Su empaque ha resplandecido con este muy buen “Encendido”. Le falta sólo una oreja para abrir la Puerta del Príncipe. Recibe al quinto con una larga de rodillas y lances suaves pero el toro flojea, levanta protestas, queda corto: es un “Gavilán” de poco vuelo. Ha de cuidarlo y medirlo mucho: lo deja respirar, lo va metiendo, logra alguna serie lucida pero la faena queda a medias, como la espada. Otra vez será… Ha demostrado, una vez más, su clase innata, ésa que se tiene o no se tiene, y ha despejado las dudas sobre su recuperación.

Estocada a matar o mori de Talavante al tercer toro
Estocada a matar o mori de Talavante al tercer toro-Efe

La imagen que dejó Talavante el lunes no fue buena. Esta tarde, debe remediarlo: lo logra, en parte. Me recuerda a ese dios Jano de dos caras que, según el maestro Antonio Burgos, resume a Sevilla: Talavante está mal o bien, sin términos medios. Lo mismo hace con la espada: cuando ha logrado faena, mata muy bien; cuando no, es un pinchaúvas. Le toca esta tarde el tercero un buen “Asturiano”, que rompe a embestir con son en la muleta (he recordado la preciosa “Asturiana”, de Isaac Albéniz, que algunos toman por flamenca). Muy bien Trujillo, en banderillas. Alejandro despliega su fantasía, muestra su facilidad con la izquierda, lo cuaja al natural: menos me gustan, aunque el público los aplauda, los remates, mirando al tendido (Ángel Luis Bienvenida se avergonzaba de haberlos iniciado) y las manoletinas. Al final, liga con personalidad una arrucina, el molinete, el cambio de mano y el de pecho. Entrando muy recto, deja una estocada a toma y daca, a cambio de un fuerte golpe en el pecho: justa oreja. El último se repucha en banderillas. Alejandro lo intenta pero el toro derrota, engancha la tela; no logra dominar las desiguales embestidas y mata mal. Una vez más, la doble cara de Jano…

No hemos visto dos salidas seguidas por la Puerta del Príncipe pero el público está ilusionado. Si los toros siguen embistiendo, puede ser una Feria histórica. Me preguntan algunos si espero un indulto más: no es probable ni razonable. Pero hay otro acontecimiento que no descarto: en Sevilla, no se corta un rabo desde Ruiz Miguel, hace muchos años. ¿Por qué no lo van a lograr, en esta Feria, alguno de los toreros anunciados esta semana? El poeta Gerardo Diego, que también firmó críticas taurinas, cerraba una de ellas citando a Calderón: “Soñemos, alma, soñemos”.

POSTDATA. Identifican algunos la Fiesta con una estética tradicional y una política de derechas: es una gran mentira. A propósito de “Orgullosito”, he recordado dos versos de Rafael Alberti – que no era precisamente de derechas -, en su poema “Un solo toro para Luis Miguel Dominguín”: “Oh, negro toro de España… Porque toda España es él”. Un ejemplo más, que nadie cita: Pedro Garfias, poeta ultraísta, símbolo republicano, comunista. Desde el exilio mejicano, recuerda la Feria de Sevilla: “La reolina de la Feria gira, vibra… / Por la tarde, a los toros: Plaza de la Maestranza. / Los viejos aficionados se entienden con la mirada”. Es el resumen de su nostalgia por España.

SEVILLAActualizado:Actualizar

Sexto toro

Ya está en el albero el último, Manzanillo, número 141, negro burraco, de 540 kilos. Tremendo susto de Valentín Luján en banderillas: pierde pie y sufre un revolcón, por fortuna, sin consecuencias, gracias al quite de Manzanares y Castella. Cabecea este deslucido animal. Talavante lo intenta, pero al ver que no es posible el brillo opta por abreviar. Mata mal de pinchazo, otro hondo, media tendida y varios descabellos. Suena un aviso y oye algunos pitos. Al finalizar, habla para los micrófonos de Movistar Plus: «Tengo un dolor fuerte, pero nada que me impida lidiar un toro, como se ha visto (refiriéndose al derrote en la estocada al tercero)». Sus sensaciones de la tarde respecto a la faena anterior: «Me he quedado sorprendido porque, al margen de trofeos, yo creo que he cuajado al toro toreando con sentimiento y es bueno premiar cuando uno torea con pureza. Él sabrá, como aficionado, ha dejado claro su gusto». El balance de sus tres tardes: «Una feria con muchas sensaciones, la tarde de ayer fue muy dura para mí, cuando se intenta buscar la calidad uno no está exento del sufrimiento».

Sexto toro
Sexto toro- Fotos. Toromedia

Quinto toro

Sale el número 241, Gavilán de nombre, colorado, de 520 kilos. Manzanares, que lo recibe con una larga cambiada, se luce a la verónica con este segundo, protestado al flojear. El alicantino lo cuida a media altura y tras una serie zurda con emotividad suena la música. Se relaja a derechas en la serie más lograda, y se le cuela en el de pecho. No redondea la faena y se queda en el umbral de triunfo grande de la Puerta el Príncipe. Pinchazo hondo y descabello. Saludos.

Cuarto toro

Madrilito, negro mulato, de 510 kilos, herrado con el 121. Otro potable toro de Cuvillo, con el que Castella prologa con el vibrante pase cambiado por la espalda. Firme, busca el lucimiento y el temple, aunque el animal se va apagando. Acaba en las cercanías, dejándose lamer la taleguilla, pero alarga demasiado. Pinchazo, aviso y estocada desprendida. Saludos.

Tercer toro

Sale el número 144, Asturiano de nombre, colorado, de 530 kilos. Afronta su tercera tarde Talavante, que prologa con toreras dobladas. Y hace el toreo con otro buen toro, en el que el extremeño pone mucho. Suena también la música. Templados y profundos muletazos, intercalando alguno mirando el tendido. Naturales fabulosos, con naturalidad, pureza y hondura. La arrucina, el cambio de mano, las manoletinas... Se tira literalmente a matar o morir, y el pitón le lanzó un derrote tremendo al pecho, se queda sin aire. Se vuelca tanto que el estoconazo cae pelín contrario. Oreja, que sabe a poco para una faena tan de verdad, merecedora de dos.

Segundo toro

Sale el segundo, número 151, Encendido, negro mulato, de 525 kilos. Enseñan su clase toro y torero desde el saludo. Promete la faena de José María Manzanares con un toro de mucha calidad, ritmo y son, que acude con una gran fijeza y todo lo pide por abajo en la muleta del alicantino, con algunos muletazos estupendos, especialmente a derechas, con empaque y elegancia. Por el izquierdo sufre una colada. Manzanares mide mucho los tiempos, oxigenándolo entre tanda y tanda, fantásticas algunas, al compás de Cielo Andaluz, con un cambio de mano lentísimo, como los hondos pases de pecho. Estocada recibiendo. Dos orejas. Ovación al toro, para el que piden la vuelva al ruedo (no concedida). «Estoy feliz, con muchas emociones encontradas. Ha sido un gran toro. Al principio he tenido que medir los muletazos y luego me ha permitido apretar más. He podido disfrutar mucho. La tauromaquia de papá y el abuelo era la del pase de pecho a la hombrera contraria, la pura, y yo lo intento todos los días. Mi padre me sigue guiando por el camino», dice su hijo emocionado a los micrófonos de Movistar Plus.

Primer toro

Sale el primero, Blanquito, número 58, colorado, de 508 kilos. El toro va y viene de modo insulso. Sebastián Castella se muestra correcto a secas en la muleta, aunque antes había dejado un bonito saludo genuflexo a la verónica. Dos pinchazos y estocada defectuosa. Suena un aviso. Silencio.

Primer toro
Primer toro- Toromedia

Paseíllo

Hacen el paseíllo Castella, de azul marino y oro; Manzanares, de sangre de toro y oro, y Talavante, de carmelita y oro.

Ambiente

Ambientazo tremendo hoy en Sevilla, donde se ha colgado el primer cartel de «No hay billetes» de la feria.

Resaca

Continúa hablándose del indulto de ayer. Se habla del bravo Orgullito, el toro de Garcigrande, y la magnífica faena de El Juli.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la octava corrida de la Feria de Abril de Sevilla. Se anuncian Sebastián Castella, José María Manzanares y Alejandro Talavante, con toros de Núñez del Cuvillo.

SEVILLAActualizado:

Tras la apoteosis y resaca del indulto de «Orgullito», el toro de Garcigrande al que El Juli perdonó la vida tras una petición unánime de la Maestranza, llega hoy el turno de la corrida de Núñez del Cuvillo, que también tiene en su historial el indulto de un toro, «Arrojado». José María Manzanares fue el artífice entonces. Y el alicantino pisa hoy «su» plaza en un cartel estelar que abre Sebastián Castella y cierra Alejandro Talavante.

Los toros de Cuvillo acaban de ser sorteados. Este es el orden de lidia:

1. Número 58. Blanquito. Colorado. 508 kilos. 12/2013

2. Número 151. Encendido. Negro mulato. 525 kilos. 12/2013

3. Número 144. Asturiano. Colorado. 530 kilos. 11/2013

4. Número 121. Madrilito. Negro mulato. 510 kilos. 10/2013

5. Número 241. Gavilán. Colorado. 520 kilos. 01/2014

6. Número 141. Manzanillo. Negro burraco. 540 kilos. 11/2013

SOBREROS

1. Número 139. Jergoso. Colorado. 545 kilos. 11/2013

2. Número 120. Cañí. Negro. 525 kilos. 01/2014 Garcigrande