El Juli se dobla con el tercero, un magnífico toro de Alcurrucén
El Juli se dobla con el tercero, un magnífico toro de Alcurrucén - Paloma Aguilar

El Juli, en plenitud, con un gran «Licenciado»

Corta la única oreja en su mano a mano con Ginés Marín en la corrida de la Cultura

MADRIDActualizado:

Continúan los platos fuertes en Las Ventas, sigue llenándose la Plaza. Llaman a este festejo la corrida de la Cultura: un invento de Simón Casas. Efectivamente, se titule así o no, los toros son seña de identidad cultural de España, reconocida en el mundo entero. Asisten la Infanta Elena y el ministro de Cultura.

Íñigo Méndez de Vigo, en la corrida de la Cultura
Íñigo Méndez de Vigo, en la corrida de la Cultura - Paloma Agular

Tres toros, de tres ganaderías, matan El Juli y Ginés Marín, ¿Llamamos a esto mano a mano? Falta algo esencial: la rivalidad, la competencia. No puede haberla entre dos diestros separados por los años y la carrera.

Para este cartel, se eligen reses de tres ganaderías: cada diestro mata uno de cada divisa. No es de extrañar que el resultado sea variado. Destaca claramente el magnífico tercero, de Alcurrucén, quizá merecedor de la vuelta al ruedo (pero no la han pedido). Con él, El Juli hace una faena completa; por la espada, se queda en una oreja.

El Juli
El Juli - Paloma Aguilar

Cumple veinte años de matador El Juli y acaba de vivir el feliz indulto de «Orgullito», de Garcigrande, en la Feria de Abril. Recibe al primero con reposadas verónicas; quita por chicuelinas forzadas; logra algunos buenos naturales y mata con salto. El momento cumbre de la tarde lo vivimos en el tercero, de Alcurrucén, un colorado de 530 kilos que, como tantos de sus hermanos, sale abanto pero va a más y no para de embestir, con longitud y nobleza. (Este «Licenciado» no ha inflado su currículum). Los doblones levantan el primer clamor. Lo lleva imantado a la muleta, manda mucho, liga; se lo enrosca a la cintura en un circular completo: la Plaza entera se rinde a este Juli, en su mejor versión. Si hubiera matado bien, le habrían pedido con fuerza las dos orejas; se queda en una y el gran toro recibe una fuerte ovación. El quinto, de Domingo Hernández, es un «Cazatesoros» (debería hacer su crónica Jesús García Calero, especialista en ese tema), que se mueve, incierto, y le tropieza a Ginés Marín, en una verónica. Se luce con los palos Ramón Moya. Como tantas veces en esta Plaza (¿cuándo se pondrá remedio?) se desata el viento: «Eso es peor que el toro», comenta Santiago. Pero el toro va a peor y se inutiliza.

Ginés Marín, entre los pitones del toro
Ginés Marín, entre los pitones del toro - Paloma Aguilar

Desde el comienzo de su carrera, he visto las cualidades del joven Ginés Marín, que reúne dos cosas que no suelen ir unidas: la facilidad para ver al toro y la estética. No tiene suerte, esta tarde, con su lote. En el tercero, de Alcurrucén, que flaquea y se apaga, dibuja naturales suaves, sin emoción: falta toro. Recibe con bonitos lances al quinto, que derriba al picador, padre del diestro: ¡qué falta de respeto! El toro se revuelve rápido, saca genio, le propina una fuerte voltereta y se raja. El último, de Victoriano del Río, se llama «Coplero» (como el mote del poeta diecicochesco Eugenio Gerardo Lobo, que fue gobernador militar y político de Barcelona: nada nuevo…) Agustín Navarro pone al público en pie con dos grandes puyazos. Ginés torea con gusto, se justifica; toda la tarde ha estado muy sereno y ha logrado buenas estocadas. Otro día llegará el triunfo.

Un gran toro, «Licenciado», y un buen torero, El Juli: ésa es la cultura de la Tauromaquia.

Postdata. Como réplica a los Oscars, «La Codorniz» inventó «El Pepe de Barro» a la peor película, junto a otros premios similares: la «Medalla a las Birrias Artes», el galardón teatral «López de Pega», la «Orden Civil de Guillermo el Taciturno»… Los taurinos deberían crear el «Pañuelo verde a la cobardía», por no defender la Fiesta. Ya veo posibles premiados: la alcaldesa Carmena, el empresario de Barcelona, el gobierno balear, la directora de la televisión valenciana A Punt, el Colegio de Veterinarios de Madrid, el Rector de la Universidad de Salamanca… En la España actual, me temo, será fácil encontrar nuevos candidatos.

MADRIDActualizado:Actualizar

Sexto toroCoplero, número 40, negro, de 600 kilos, de Victoriano del Río, que nada tiene que ve a los de la corrida de ayer en presencia, ni tampoco a su primer hermano. Algo bastote, empuja en varas y lo pica bien Agustín Navarro, muy ovacionado. Promete este Coplero, que embiste con buen son. A Ginés le cuesta cogerle el ritmo y el sitio. A peor va el toro. Ovación de despedida.

Quinto toroCazatesoros, número 64, negro, de 576 kilos, de Domingo Hernández, algo altote y al que pican trasero. No anda sobrado de fuerzas el toro, que se lleva por delante al Ginés en el quite. Nuevo milagro para el extremeño. El Juli hace luego un quite providencial a su banderillero. Tampoco brinda este ejemplar Julián López. El animal, como descoordinado, no se mantiene en pie y se defiende mucho, por lo que ni anda cómodo Juli ni vale un euro el rival. Estocada caída. Pitos al toro. Saludos del torero.

Cuarto toroParcelero, número 18, negro listón, de 542 kilos, de Garcigrande. Le cuesta un mundo ir al caballo, pero luego lo derriba y el picador, padre del matador, cae sobre el toro. Es bruscote y se revuelve rápido este garcigrande. Ginés compone, pero falta gobierno. Además, protesta los de pecho. Por el izquierdo, se le vence y se lo echa a los lomos en una fea voltereta. Con raza, vuelve a la carga por ese pitón. Y más por la derecha, alargando demasiado. Sus ganas y esfuerzo tras el volteretón son indiscutibles pero hay que tener sentido de la medida... Además, el toro se raja. Estocada trasera algo desprendida. Saludos.

Tercer toroLicenciado, número 122, colorado, de 530 kilos, de Alcurrucén. Gana terreno El Juli en los lances de saludo. Fantástico el prólogo, con muletazos rodilla en tierra, poderoso y torero, unido a la trincherilla y el desdén. Continúa la emoción a derechas, con el toro repitiendo y acudiendo a las telas maestras. Se le vence por el izquierdo, por donde saca unos grandes naturales. La siguiente pone la plaza a revientacalderas tras el cambio de mano y el redondo ligado al natural. Locura en Madrid, cuando intercala una doblada y torea roto y con el alma. Muy bueno el toro de los Lozano, estupendo en manos de una primera figura como Juli. La media estocada trasera y tendida, que necesita del descabello, se interpone en el camino de un posible triunfo mayor al de la oreja. Gran ovación a Licenciado.

Segundo toroAlcachofito, número 118, colorado bragado meano, de 550 kilos, de Alcurrucén, es un poco "ito" de cara, nada guapa por otro lado. Ginés comienza por alto -un inico que a veces quebranta más que ayuda- y el toro se desploma. Se acaba el Núñez antes que pronto. Aguanta medio minuto el parón de Alcochofito y recurrre luego a las cercanías, por encima del animal. Pinchazo y buena estocada. Silencio.

Primer toroBrevito, número 6, negro listón, de 543 kilos, de Victoriano del Río. Suena algún miau a su salida mientras la gente se coloca aún en el tendido. Rivalidad en quites: por gaooneras Ginés; por chicuelinas, Julián. Molesta el viento. Se centra primero a derechas, aunque es a izquierdas por donde saca las dos series más emotivas, con algunos naturales largos a un toro medio y con ciertas opciones. Pinchazo y estocada. Palmas.

PaseílloCon lleno de No hay billetes, hacen el paseíllo El Juli, de azul noche y oro, y Ginés Marín, de sangre de toro y oro. .

AmbienteTremendo ambiente hoy también en los alrededores de la plaza, para una corrida que está previsto presida el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo.

SorteoVictoriano del Río (primero y sexto), Alcurrucén (segundo y tercero), Garcigrande (cuarto) y Domingo Hernández (quinto) son los toros que saltarán al ruedo esta tarde.

Cartel¡Buenas tardes! Bienvenidos a la decimoséptima corrida de la Feria de San Isidro. Hoy se celebra bajo el epígrafe de la Corrida de la Cultura, en un mano a mano entre Julián López «El Juli», que hizo historia en Sevilla al indultar a Orgullito, y Ginés Marín, triunfador del pasado ciclo isidril. Se lidian toros de distintas ganaderías.