López Simón simula la suerte suprema con el toro que indultó
López Simón simula la suerte suprema con el toro que indultó - Rober Solsona

López Simón indulta a «Pasmoso», el último toro de la Feria de Fallas

El torero de Barajas sale a hombros con El Juli; Talavante pincha una meritoria tarde

VALENCIAActualizado:

La alegría festera se desborda al final, con el indulto del último toro de la Feria: «Pasmoso», de Domingo Hernández, colorado ojo de perdiz, de 532 kilos. Correspondía a López Simón, al que se otorgan trofeos simbólicos y sale a hombros con El Juli, que corta tres orejas. El indulto es benévolo pero aceptable. Absolutamente disparatado, en cambio, es que el presidente, sin que nadie se lo pida, en una de las decisiones más absurdas que recuerdo, conceda la vuelta al ruedo al cuarto, «Malagueño», castaño bocidorado, de la misma ganadería y 530 kilos. (Hasta este público acoge con asombro y pitos ese premio). Sin trofeos, Talavante da muestras claras de buen arte y de valor.

Con sol radiante y la ciudad abarrotada, todos hemos aprovechado las últimas horas para visitar Fallas. El «ninot» que despierta más cariño, con el que más gente se fotografía, es uno de Rita Barberá, con traje «rojo alcaldesa» y un delantal blanco: sonriente, como siempre. Debajo, un rótulo: «De Valencia al cel». También de Valencia al cielo ha salido el público de la Plaza, con este final feliz.

Sigue fiel El Juli a su concepto de mando y ambición. Ahorma bien por bajo al primero, algo incierto y gazapón (como serán sus hermanos). Baja la mano forzando la figura. Lo que más le aplauden es lo menos bueno, los circulares. Mata con el habitual salto: oreja. El cuarto flojea mucho, no se entrega al comienzo pero Julián, tan conocedor de esta ganadería, impone su dominio, en un afanoso empeño, con mucho oficio. Al final, liga muletazos invertidos con un arrimón que entusiasma. Nueva estocada con salto: dos orejas y sorprendente premio al toro.

Talavante muestra su calidad en varios quites. En el segundo, muy bien banderilleado por Trujillo, el comienzo de faena resulta espectacular: citando de lejos, con la izquierda, traza preciosos muletazos. De cerca, el toro va peor y acaba parándose. No mata bien. En el quinto, el más complicado, va dominando, con arte y valor, las descompuestas embestidas. Es una faena de mucho mérito, mal rematada con la espada. Queda en el recuerdo un comienzo muy brillante.

El año pasado, López Simón fue el que más toreó y más trofeos cortó pero –según ha dicho– lo pasó mal. ¡Misterios de la personalidad! En el tercero, que flaquea demasiado, comienza con muletazos de rodillas. La faena, embarullada y desigual, sí tiene eco en los tendidos. El último derriba en el primer encuentro, galopa en banderillas y no para de embestir, en la muleta. Visto el premio anterior, se presiente el indulto. Clavado en el centro, López Simón encadena pases cambiados, aguanta las embestidas vibrantes, torea vistoso y rápido, liga circulares (no sé cuántos, invertidos). En el último toro de la Feria, ¿quién va a frenar el entusiasmo de este público? Indulto, trofeos simbólicos y salida en hombros. Es bueno –diría Rita Barberá– que la gente salga feliz de una Plaza de toros.

Esta noche, mientras se queman las Fallas, yo también recordaré a Rita, con la que compartí tantas veces la «cremá», junto a otros inolvidables valencianos: Luis García Berlanga, Tip, Fernando Vizcaíno Casas… Es el gran rito de la primavera: hay que quemar lo viejo para que nazca lo nuevo. ¡Lástima que el fuego no se lleve, con los «ninots», los vicios de la Tauromaquia actual y los dislates de «esta España nuestra»!

VALENCIAActualizado:Actualizar

Sexto toro

Sale el último de la tarde, Pasmoso, número 111, de 532 kilos, colorado ojo de perdiz. López Simón brinda la público de Valencia este último toro de la Feria. Tremendo riesgo en el pase cambiado por la espalda en medio del clamor. Transmite mucho este toro, con movilidad, y el madrileño liga series muy emocionantes. Brotan naturales estupendos, con las plantas asentadas y crecido el torero en una faena vivida con intensidad en los tendidos, puestos en pie. Se pide el indulto. Se perfila para matar el troero, pero la plaza pide con énfasis el indulto.Manoletinas de Simón, a más. «Es de un semental nuevo, es el primero que le veo, el toro ha sido un espectáculo y el torero ha estado cumbre», dice Justo Hernández, el ganadero, a los micrónfonos de Movistar+. López Simón: «Doy la enhorabuena a Justo. Ha sido un gran animal y, según está el panorama fuera, tenemos que llevar estas embestidas al campo. Ha sido un gran toro. Estoy feliz, porque el final de la temp0rada pasada fue duro. He podido volver a sentir el calor de la afición de Valencia».

Quinto toro

Ya está el quinto en el ruedo, Campeador, negro, de 538 kilos. Talavante brinda al público y se echa la muleta a la izquierda. Se libra de milagro de la cornada en un arreón tremendo. Descompuesta la embestida, con peligro y metiéndose por dentro. Toreo con valor y verdad del pacense, que expone mucho y acaba de nuevo con un desplante a cuerpo limpio en una faena de enorme mérito. Cuatro pinchazos y descabello. Aviso. Silencio.

Cuarto toro

Sale el cuarto, Malagueño, de 530 kilos, al que recibe templado El Juli. Talavante dibuja unas bonitas verónicas en el quite. Brinda al público un toro muy andarín, gazapón, incómodo. El madrileño se va adueñando de las embestidas, faltas de clase y entrega. Julián le busca las vueltas con ambición y magistral oficio, buscando el premio que le falta para abrir la puerta grande y exprimiendo al máximo al de Domingo Hernández. Estocada y descabello. ¡Dos orejas! Incomprensiblemente, conceden la vuelta al ruedo a Malagueño, muy protestada.

Terer toro

Ya está en el ruedo el tercero, Delirio, de 533 kilos, que no parece sobrado de fortaleza y apenas es picado por Tito Sandoval. López Simón echa las dos rodillas por tierra en un vibrante inicio, con mucho eco en los tendidos. Muy dispuesto y entregado el torero de Barajas, con su personal quietud pero quizá a demasiadas revoluciones y muy embarullada. Liga series que calan en el público e intercala espaldinas, invertidos y pases de pecho rodilla en tierra. Tenía a los tendidos en el bolsillo, pero pincha. Dos pinchazos, media y tres descabellos. Aviso. Silencio.

Segundo toro

Sale el segundo, Salvaje, colorado, ojo de perdiz. Buenos lances de Talavante y quite de López Simón por tafalleras. Alejandro Talavante comienza por el izquierdo con el cartucho de pescao y se dobla en una original y emotiva ronda: inicio deslumbrante. La figura extremeña mide los tiempos y distancias por ambas manos. Aplomado y seguro, buscando la pureza, combina derechazos y naturales con una arrucina. En medio de la faena, se amontona algo en las distancias cortas y el toro también va a menos. Pero con listeza vuelve a caldear el ambiente en el epílogo: se deja tocar la taleguilla, intercalando una especie de luquecinas hasta rematar con un desplante a cuerpo. Se tira a matar muy derecho, pero al resbalarle la mano queda en pinchazo. Deja luego media que requiere un descabello. Saludos.

Primer toro

Sale el primero, Tapabocas, con el hierro de Garcigrande, de 565 kilos. Talavante aprovecha su turno en un buen quite por chicuelinas. El Juli brinda a Adrián, el niño enfermo de cáncer: «Suerte, torero». Emocionante y torero el inicio de faena rodilla en tierra. Cabeza y técnica privilegiada para meter en el canasto al toro sobre la diestra con el viento molestando. Otra más con la derecha, con un sentido cambio de mano. El toro va y viene, mete la cabeza, aunque a veces es incierto. Pierde la muleta, pero lejos de decaer la faena, Julián López traza dos series mandonas y de mano baja. Estocada trasera y desprendida. Oreja. Toro aplaudido en el arrastre.

Paseíllo

Con lleno, hacen el paseíllo El Juli, de azul y oro; Talavante, de verde y oro, y López Simón, de rosa y oro.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la última corrida de la Feria de Fallas. Día grande en Valencia, y en la plaza se anuncia un cartel estelar: El Juli, Alejandro Talavante y López Simón, con toros de Garcigrande (primero y quinto) y Domingo Hernández.