David Martínez, en un dramático momento
David Martínez, en un dramático momento - Efe

Cornada de quince centímetros a David Martínez en la Feria de Medellín

El torero colombiano resultó herido en el muslo derecho mientras banderilleaba

MEDELLÍNActualizado:

Horror en la plaza de toros de Medellín. Debutaba David Martínez, vestido de tabaco y oro. Sufrió un susto terrible al colocar un par de banderillas. Fue cogida de fea manera y sufrió una cornada en el muslo derecho de quince centímetros. Tuvo que hacerse cargo de ese toro Guerrita Chico, que abrevió en esta segunda corrida de la Feria de la Macarena.

El festejo mixto, con la participación de cuatro matadores de toros y dos novilleros, todos nacionales, tuvo en el encierro de El Manzanal materia prima de escasas posibilidades para los alternantes. En términos generales, los toros estuvieron bien presentados, a excepción del cuarto. Los novillos, sin reparos en ese sentido, informa Efe.

David Martínez, en un momento de la fea voltereta
David Martínez, en un momento de la fea voltereta-Efe

Guerrita Chico (turquesa y oro), faena de disposición y temple ante un manso que se movió. Espada desprendida y silencio tras aviso.

Moreno Muñoz (azul pavo y oro), por encima del poco fondo de su enemigo. Palmas tras pinchazo, estocada y golpe de descabello.

David Martínez (tabaco y oro), herido durante ejecución de suerte de banderillas en cara posterior del muslo derecho por asta de toro, cornada de dos trayectorias.

El torero colombiano, con un boquete en el muslo derecho, es trasladado a la enfermería con ostensible gesto de dolor
El torero colombiano, con un boquete en el muslo derecho, es trasladado a la enfermería con ostensible gesto de dolor-Efe

Guerrita Chico remató la faena con oficio y jerarquía torera, aunque tuvo problemas para despachar al de ese turno.

En la segunda parte de la corrida, Guillermo Valencia (azul marino y oro) sufrió voltereta al recibir al ejemplar en portagayola, sin consecuencias.

Labor de entrega ante un toro que se movió, aunque sin humillar mucho. Saludos y vuelta al ruedo de El Manzanal.

Novillero Andrés Bedoya (azul marino y oro) ejemplar con excesivo peligro. Silencio, tras estocada.

Y el sexto, novillo, correspondió a Juan Sebastián Hernández (malva y plata). El aspirante sacó provecho del primer buen aire del burel para alcanzar tandas jaleadas. Luego, su adversario se quedó cortó en las embestidas. La opción de algún trofeo se desvaneció por el mal uso de la espada.