José María Manzanares sufrió una aparatosa voltereta con el segundo toro
José María Manzanares sufrió una aparatosa voltereta con el segundo toro - Efe

Fea cogida a Manzanares en la triunfal alternativa de Valencia en Cali

Cayetano Rivera corta una oreja en Cañaveralejo con una justa corrida de Rincón

CALIActualizado:

En el aniversario 60 de la plaza de toros de Cañaveralejo, el colombiano Guillermo Valencia cortó dos orejas y se fue por la puerta grande en medio de un cartel de figuras: su padrinoJosé María Manzanares, que sufrió una aparatosa voltereta, y el testigo de alternativa, Cayetano Rivera, quien cortó un apéndice.

Los toros de la ganadería de Las Ventas del Espíritu Santo tuvieron movilidad pero en su mayoría fueron protestados por los asistentes, debido a su escasa presentación.

El mismo día de su alternativa, el payanés Guillermo Valencia ha firmado una puerta grande en la plaza de toros de Cañaveralejo, vestida de gala en el día de su sexagésimo aniversario.

Valencia cortó las dos orejas a un bravo ejemplar de la ganadería Las Ventas del Espíritu Santo, de propiedad del maestro César Rincón.

La faena del torero colombiano tuvo todos los ribetes de un hombre cuajado en el oficio. Frente a las acometidas de un animal que se empleó a fondo, el toricantano se mantuvo firme e hizo del temple de sus engaños el mejor recurso para hacerse al control de la lidia. No hubo tacha en ninguno de los tercios, menos aún en el de la suerte suprema, que ejecutó con tino y suficiencia. Dos orejas de inmediata concesión por parte del palco presidencial.

Cayetano Rivera, en un muletazo mirando al tendido
Cayetano Rivera, en un muletazo mirando al tendido-Efe

Valencia sucedió así a su compatriota Luis Miguel Castrillón, quien en la segunda corrida de abono del pasado 27 de diciembre había desorejado a un toro de Achury Viejo para marcharse a hombros.

Incluso, el triunfo pudo ser mayor para el nuevo diestro porque en el sexto estuvo a punto de cortar al menos un apéndice más, de no fallar con la espada.

La suerte de los otros alternantes fue diversa. Cayetano Rivera cortó una oreja al corrido en quinto lugar, en una faena en la que la suavidad sirvió de fundamento. En el tercero, el heredero de la dinastía de Ronda poco pudo hacer.

José María Manzanares se marchó maltrecho tras ser cogido por el cuarto de la tarde. En ese ejemplar y en el otro, el alicantino enseñó no solo sus buenas maneras sino sus dotes de lidiador frente a toros que exigieron pero que no cumplieron con los mínimos de presentación que merece una plaza de primera categoría como lo es Cañaveralejo, lo que despertó protestas en los tendidos. Al finalizar el festejo, pasó a un centro clínico, donde descartaron posibles lesiones tras la fea cogida.