Toros

Carteles de ¿las últimas corridas de toros «clásicas» en Palma de Mallorca?

El Parlamento regional prevé aprobar este mes de julio el proyecto de ley de toros «a la balear», que fija numerosas restricciones y que en la práctica hace inviables los festejos

Ponce y Talavante, el pasado año en Palma de Mallorca
Ponce y Talavante, el pasado año en Palma de Mallorca - Efe
JOSEP MARIA AGUILÓ Palma De Mallorca. - Actualizado: Guardado en: Toros

Los aficionados taurinos de Palma aún podrán disfrutar este verano de dos festejos clásicos, que quizás podrían ser los últimos que se celebren en la capital isleña, debido a la inminente aprobación del proyecto de ley de toros «a la balear». Ambas corridas tendrán lugar en el coso palmesano en horario nocturno, a partir de las nueve y media de la noche. Cabe recordar que la última corrida de toros celebrada hasta ahora en Palma había tenido lugar el 4 de agosto del pasado año, con los maestros Enrique Ponce, Alejandro Talavante y José María Manzanares.

Por lo que respecta a los dos festejos programados para este año, el primero se celebrará el próximo 27 de julio, con la presencia de Juan José Padilla, El Fandi y Sebastián Castella, que torearán reses de la ganadería de Marqués de Quintanar. Posteriormente, el 3 de agosto, el coliseo balear acogerá una nueva corrida con un cartel conformado por Francisco Rivera Ordoñez, Talavante y Cayetano Rivera Ordoñez, con toros de la ganadería de Núñez de Tarifa.

En esas fechas, en concreto el 24 de julio, está previsto que el Parlamento regional apruebe, por su parte, la proposición de ley de «regulación de las corridas de toros en Baleares», iniciativa presentada recientemente de manera conjunta por el PSOE, la coalición econacionalista MÉS —tanto de Mallorca como de Menorca— y Podemos. La citada proposición no prohíbe expresamente los festejos taurinos, pero fija numerosas restricciones para su celebración, lo que en la práctica supone hacerlos casi inviables. Coloquialmente, ese proyecto suele ser denominado por los distintos partidos políticos como toros «a la balear».

Cabe recordar que el pasado 13 de junio la Cámara regional aprobó ya tomar en consideración la citada propuesta. Votaron a favor de iniciar la tramitación parlamentaria las tres formaciones citadas, mientras que el PP y Ciudadanos votaron en contra. Por su parte, Proposta per les Illes (PI) se abstuvo.

La controvertida propuesta del tripatito indica, en su actual redacción, que podrá haber festejos en las plazas de Baleares siempre y cuando no se hiera o se mate al toro. Por tanto, únicamente se podrán utilizar capotes y muletas, pero en ningún caso banderillas o estoques. En ese contexto, la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura envió el pasado mes de junio un escrito al Gobierno balear en el que le advertía de que dichas limitaciones son inconstitucionales. El Ejecutivo también cuestiona que se quiera prohibir la entrada a las plazas a los menores de 18 años o que sólo se puedan torear un máximo de tres reses por festejo y por un periodo de tiempo no superior a los diez minutos.

La nueva ley autonómica prevé asimismo que se haga «un control antidopaje» de los toros y de los diestros «antes y después del espectáculo». Además, también se establece que tras una revisión veterinaria las reses sean devueltas a la ganadería que las suministró. Otro requisito es que dentro y fuera de cada plaza se instale un cartel que advierta de que «el espectáculo puede herir la sensibilidad de los espectadores».

En cuanto al tradicional «correbou» («encierro») del municipio mallorquín de Fornalutx, seguirá celebrándose, aunque con algunas limitaciones añadidas para que el animal no sufra. En ese sentido, no será posible utilizar cuerdas para atar a la res por los cuernos, no se permitirá adquirir un toro de lidia y no se podrá sacrificar al animal tras el encierro. Acabado el «correbou», el toro será trasladado a una finca.

El Gobierno central considera que la futura ley podría vulnerar algunos capítulos de la Constitución y atentar contra las competencias del Estado en la materia. En ese sentido, el citado informe de la Dirección General de Bellas Artes cuestiona 9 de los 14 artículos de que consta el texto autonómico y critica las «limitaciones injustificadas» y las «trabas administrativas» que contendría la normativa regional.

El proyecto de los toros «a la balear» es la segunda iniciativa antitaurina presentada por el tripartito isleño, que preside la socialista Francina Armengol. La primera, anunciada el pasado año, era una propuesta de reforma de la Ley de protección de los animales que viven en el entorno humano. Dicha norma, conocida coloquialmente como Ley de Bienestar Animal, había sido aprobada por el PP en 1992. La citada modificación legislativa hubiera supuesto en la práctica, de haber conseguido ser aprobada, la prohibición de las corridas de toros en las Islas.

Sin embargo, surgieron diversos obstáculos que finalmente obligaron al tripartito a desistir de la aprobación de aquella primera iniciativa. Así, en julio de 2016 el Gobierno central se había puesto ya en contacto con el Ejecutivo regional para advertirle de que no tenía competencias para prohibir los festejos taurinos y para recordarle que las corridas de toros están protegidas en toda España por una ley de carácter estatal.

El contratiempo jurídico definitivo llegaría en octubre del pasado año, con el dictamen del Tribunal Constitucional contrario a la prohibición de los toros en Cataluña. Fue en ese momento cuando los componentes del tripartito optaron por aparcar de manera definitiva la citada tramitación legislativa y empezar a redactar una ley completamente nueva, que es la que este mes de julio será aprobada por el Parlamento balear. A la espera de saber si la nueva norma puede acabar o no en los tribunales en los próximos meses, en principio entraría en vigor a finales de este año.

Toda la actualidad en portada

comentarios