Andy Cartagena, con «Copo de Nieve»
Andy Cartagena, con «Copo de Nieve» - @LaPlazaMexico

Andy Cartagena indulta al toro «Copo de Nieve» en México

Se convierte en primer rejoneador que perdona la vida a un astado en la Monumental capitalina

MÉXICOActualizado:

El mexicano Arturo Macías hizo gala de buen toreo en la Monumental Plaza de México, donde se indultó un toro excepcional, «Copo de Nieve», del hierro de Reyes Huerta, tras mostrar sin reserva su bravura, tipo, clase, y ritmo para embestir que le correspondió al rejoneador español, Andy Cartagena.

De esta forma Cartagena hizo historia al convertirse en el primero torero a caballo en la historia de la Monumental Plaza México que a un toro se le perdona la vida.

El mexicano Arturo Macías hizo disfrutar a la afición con una faena firme y torera. Cortó dos orejas para conseguir su octava salida a hombros. Su compatriota Leo Valadez, con un lote infame, se fue de vacío.

Otra entrada floja a la Monumental en que se lidiaron dos toros para rejones de Reyes Huerta, el primero premiado con arrastre lento y el segundo indultado, de nombre «Copo de Nieve», con 514 kilos. Cuatro de Las Huertas, bien presentados, desiguales, en mejor el quinto, con problemas.

Cartagena, con el primero -que fue muy bueno-, perdió calidad en la faena y tuvo después dificultades con el rejón de muerte. Silencio y arrastre lento a los despojos de la res. Con el cuarto se vio mejor, en la lidia brilló su cuadra de caballos de alta escuela, novedosos y hasta brillantes. Indultó a la res y vuelta del rejoneador con los señores José Arturo Huerta y su hijo.

Macías tuvo una tarde importante, seria, firme, se mostró un torero maduro y estuvo muy por arriba de sus enemigos. Siempre dispuesto, con entrega y sin escatimar deseos y ambición. Así estructuró dos faena interesantes las que culminó con sendas estocadas dando el pecho, oreja en cada uno y al final salida a hombros merecida.

Valadez se enfrentó al tercero, un manso con eminente peligro al que no pudo hacerle nada y lo mató pronto por fortuna. Hubo palmas para el joven diestro. Otro ejemplar sin opciones, resentido de los cuartos traseros, le negó todo, lo mató de estocada, silencio. Una temporada en que hubo de todo.