La Infanta Doña Elena, con sus hijos, Victoria y Felipe, y un amigo, en Las Ventas
La Infanta Doña Elena, con sus hijos, Victoria y Felipe, y un amigo, en Las Ventas - Paloma Aguilar

Los aficionados a los toros, representados por la Infanta Elena, X Premio Taurino ABC

El jurado distingue a «los aficionados, que mantienen la ilusionada pasión por el arte de los toros, soportando ataques ilegales, representados por una gran aficionada, la Infanta Doña Elena, que tanto apoya la Fiesta con su fiel asistencia a muchas plazas»

MADRIDActualizado:

La Infanta Doña Elena y todos los aficionados a los toros han sido galardonados con el X Premio Taurino ABC. El jurado ha decidido otorgar este trofeo «a los aficionados a los toros, que mantienen la ilusionada pasión por el arte de los toros, soportando ataques ilegales, representados por una gran aficionada, la Infanta Doña Elena, que tanto apoya la Fiesta con su fiel asistencia a muchas plazas».

Presidido por Javier Benjumea, el jurado estuvo compuesto por José María Álvarez del Manzano, Andrés Amorós, Albert Boadella, Pilar González del Valle, José Ramón Márquez, Victorino Martín, Joaquín Moeckel, María Dolores Navarro, Juan Antonio Ruiz «Espartaco» y François Zumbiehl.

Los miembros del jurado han valorado la pasión, la fidelidad, el respeto el esfuerzo y el sacrificio de toda la afición taurina en tiempos de crisis y en los que la Tauromaquia se ve atacada por radicales movimientos antitaurinos, tanto que ir a los toros se ha convertido casi en un «deporte de riesgo».

ABC reconoce la defensa inquebrantable de Doña Elena a la Fiesta, un arte respaldado por más de cinco millones de espectadores durante la temporada taurina 2017 en España.

La Infanta Elena ha mostrado siempre «su cariño profeso por este arte genuino de nuestro país y, por ello, pueden contar siempre con mi apoyo», ha reconocido en algunos de sus discursos, como el pronunciado en mayo de 2016 durante la ceremonia de entrega del III Premio Nacional a la Promoción y Fomento de la Tauromaquia.

Afición heredada por sus hijos

Además de presenciar corridas en plazas de primera como Madrid, Sevilla y Bilbao, Doña Elena ha honrado con su presencia festejos en cosos como Illescas, Chinchón o el festival de Ávila. Digna de elogio es la naturalidad con la que ha acudido a plazas amenazadas por prohibiciones como Palma de Mallorca o San Sebastián. Dada la coyuntura actual, el gesto incondicional de la hija mayor de Don Juan Carlos resulta especialmente significativo. Doña Elena hace gala de su afición taurina y del compromiso de la Corona hacia una expresión genuina de arte y cultura que goza de un profundo arraigo en todas la regiones de nuestro país. Además, ha transmitido su afición a sus hijos, Felipe y Victoria.

«Todos conocen ya mi afición por el noble arte del toreo, una pasión heredada de mi padre y de mi abuela», ha declarado. Doña Elena, que ha heredado la afición de su abuela, la Condesa de Barcelona, y su padre, el Rey Don Juan Carlos, ha inculcado su amor por la tauromaquia a sus hijos, a los que se ve con frecuencia en los tendidos. «Muchas han sido las tardes que he compartido con ellos, que tanto hemos disfrutado y continuaremos disfrutando, mostrando siempre nuestro apoyo y cercanía a vosotros -dijo Doña Elena el pasado año-. Estas mismas tradiciones son las que yo estoy tratando de inculcar a mis hijos, que me acompañan todas las tardes que pueden. El reconocimiento, el cariño y el afecto a todos los que, de una forma o de otra, formáis parte de este maravilloso mundo de la tauromaquia». También ha asegurado en más de una ocasión que «los amantes del mundo del toro siempre tendrán nuestra cercanía del mismo modo que nosotros recibimos su cariño cada vez que estamos en una plaza de toros».

Aficionada insigne, se siente «orgullosa de apoyar el arte de la tauromaquia». Su presencia en cualquier coso y su incondicional respaldo a la tauromaquia supone un gran estímulo para todos los aficionados, merecedores del X Premio Taurino ABC como estandarte esencial de la Fiesta de los Toros y mantenedores cada tarde de una ilusión por el misterio del arte más puro.