Cristina Marcos y Esther Isla, en una escena de «Una vida americana»
Cristina Marcos y Esther Isla, en una escena de «Una vida americana» - Javier Naval
CRÍTICA DE TEATRO

«Una vida americana»: la normalidad de lo diferente

La obra es de Lucía Carballal, la dirección de Víctor Sánchez Rodríguez y los intérpretes Cristina Marcos, Esther Isla, Vicky Luengo y César Camino

Actualizado:

Linda (Esther Isla) ha embarcado a su madre, Paloma (Cristina Marcos), a su hermana, Robin Rose (Vicky Luengo), y a su novio (César Camino), en un viaje a Minnesota tras los pasos del padre norteamericano que abandonó a la familia cuando la primera tenía apenas diez años con la promesa de que todos vivirían juntos en Estados Unidos. Una búsqueda del progenitor ausente bajo la que palpita el deseo de Linda de volver a un pasado idealizado cuando formaban en el barrio madrileño de Tetuán un grupo familiar convencional y transparenta también el deseo de la joven de desenterrar la semilla ignota de su tristeza y encontrar su lugar en el mundo.

La brillante y poderosa escritura de Lucía Carballal habla de la normalidad de lo distinto, de los equilibrios que se apartan de las normas tradicionales (Paloma convive ahora con otra mujer y Robin asume una identidad sexual neutra) y visita el territorio de las emociones genuinas sin desgarramientos. Personajes muy bien perfilados que quizás ignoren que saben más cosas de las que creen y que no siempre es verdad lo que dibujan los recuerdos. En el corazón del bosque donde alguna vez estuvo acampada la familia, han aparcado su autocaravana y mientras aguardan que su búsqueda dé resultado, exploran tierna y desmañadamente los territorios del afecto.

Víctor Sánchez dirige tan firme como delicadamente este paisaje humano anclado en el bello ámbito forestal creado por Alessio Meloni e iluminado evocadoramente en tonos pastel por Luis Perdiguero. Soberbia Cristina Marcos, que se prodiga poco en los escenarios, cautivadora Esther Isla, desarmante la forma en que construye su personaje Vicky Luengo y certera la cómica composición de César Camino.