Cultura - Teatros

Shakespeare hace reír en el festival de teatro clásico de Cáceres

«La comedia de los enredos», dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer, inauguró la vigésimo séptima edición del certamen

Una escena de «La comedia de los enredos»
Una escena de «La comedia de los enredos» - ABC
Juan Ignacio García Garzón Cáceres - Actualizado: Guardado en: Cultura Teatros

Da gusto comprobar cómo el público se engancha a los anzuelos planteados por un texto puesto en escena de manera imaginativa y cómplice, llena de guiños, estímulos y hallazgos. Los espectadores que asistieron en la noche del pasado jueves, en la plaza de San Jorge de Cáceres, al estreno de la versión de «La comedia de los enredos», de Shakespeare, que ha puesto a punto Carlota Pérez-Reverte Mañas con dirección de Alberto Castrillo-Ferrer, entraron de lleno en el juego escénico propuesto por este espectáculo trepidante, se divirtieron de los lindo con las peripecias de los personajes y aplaudieron agradecidos durante varios minutos al final de la función, recompensando la entrega de los cómicos y el buen acabado de una comedia realmente divertida.

Shakespeare la escribió en sus años juveniles, entre 1592 y 1594, inspirándose en «Los Menecmos», de Plauto, al parecer inspirada a su vez en «Los gemelos», de Prosidipo. La divertida trama se arma en torno a una doble pareja de gemelos separada en su más tierna infancia por un naufragio y las múltiples equivocaciones que se producen, muchos años después, cuando unos y otros, amos y criados que nada saben de la existencia de sus hermanos, coinciden en Éfeso. Carlota Pérez-Reverte saca inteligente partido de la hilaridad de las situaciones y siembra su adaptación de juegos de palabras y sobrentidos, y el director lleva la acción al terreno de la Commedia dell’Arte para rematar un gozoso espectáculo en el que desliza desde guiños a los hermanos Marx a un montón de alusiones metateatrales que se ponen por sombrero la lógica de las convenciones escénicas. Estupendas las interpretaciones de Rafael Blanca, José J. Sánchez, Julián Ortega, Silvia de Pé, Antonia Paso, Javier Ortiz, Irene Aguilar y Angelo Crotti, multiplicados todos en diferentes papeles.

Esta obra temprana de don William ha abierto el XVII Festival de Teatro Clásico de la ciudad extremeña, en el que, hasta el próximo día 26, podrán verse otros once espectáculos: «Teresa, miserere gozoso», escrita y dirigida por Luis Miguel García y a cargo de Teatro Corsario; tres coproducciones de la Compañía Nacional de Teatro Clásico («Cervantina», de Ron Lalá; «Celestina», dirigida y protagonizada por José Luis Gómez, y «Hamlet», de Shakespeare, con dirección de Miguel del Arco); la aproximación a «El burgués gentilhombre», de Molière, realizada por Morboria Teatro; «El pícaro Ruzante», con texto y dirección de Agustín Iglesias, que abordan conjuntamente Teatro Guirigai y Teatro do Algarve; «Misterios del Quijote», contribución al centenario cervantino de Rafael Álvarez El Brujo; «La sombra del Tenorio», de José Luis Alonso de Santos, dirigida por Pedro A. Penco e interpretada por Chete Guzmán; «Las Cervantas», un texto de Inma Chacón y José Ramón Fernández dirigido por Fernando Soto; la función infantil «El misterio del caballero de La Mancha», que pone en escena Emulsión Teatro; y «El licenciado Vidriera», una propuesta cervantina multidisciplinar en la que se han aliado Karlik Danza y El Desván Teatro.

Toda la actualidad en portada

comentarios