Mona Martínez, Fabia Castro, Anna Castillo y Álex de Lucas, en «La Pilarcita»
Mona Martínez, Fabia Castro, Anna Castillo y Álex de Lucas, en «La Pilarcita» - Teatro Lara
CRÍTICA DE TEATRO

«La Pilarcita»: la mecánica de los milagros

Se presenta en el teatro Lara la obra de María Marull, con dirección de Chema Tena

Actualizado:

Este divertido sainete de cámara que transcurría originalmente en un pueblito argentino ha encontrado perfecto acomodo en su traslación a España en una remota localidad extremeña. Similar ambiente de devociones populares y personajes de hoy que incorporan a su cotidianidad los ritos que exige la mecánica de los milagros. La actriz, dramaturga y directora María Marull (Rosario, Argentina, 1974) obtuvo gran éxito en su país con esta pequeña comedia en la que los caminos de los personajes se cruzan en un hotelito desastrado con motivo de la romería dedicada a una improbable santita de alcance doméstico.

La sofisticada Selva (gloriosa Mona Martínez) y el hombre que es su pareja y a quien nunca se ve se instalan, quizás en busca de algún prodigio propiciado por la santa, en el diminuto establecimiento regentado por Luisa (atinada Fabia Castro), que estudia para largarse de ese lugar, y a quien echa una mano la chispeante y paradójica Lucía (formidable Anna Castillo), afanada en terminar el traje que debe lucir en los festejos en honor de esa Pilarcita milagrera. Una rara conexión que afectará a sus destinos se establece entre la cosmopolita Selva y la comunicativa Lucía en ese trasfondo de astrosas rutinas e inmovilismo ancestral. Completa el cuadro de personajes Joaquín (eficaz Álex de Lucas), hermano de Lucía que añade matices musicales a una función dirigida con gracia y buen tono por Chema Tena.