Les Luthiers brindan ante una tarta que celebra su quincuagésimo aniversario
Les Luthiers brindan ante una tarta que celebra su quincuagésimo aniversario - Afp

Les Luthiers: «Somos unos payasos elegantes con un humor refinado»

El grupo argentino presenta en Madrid hasta el 24 de septiembre su espectáculo «Chist», en las funciones de despedida de Carlos Núñez Cortés

MadridActualizado:

Hay muchas razones para que las actuaciones que Les Luthiers ofrecen en Madrid de su espectáculo «¡Chist!», desde ayer y hasta el domingo en el Palacio Municipal de Congresos, sean especiales. Las enumera Marcos Mundstock, la «voz parlante» del grupo, en la Casa de América, donde presentan las funciones: «es la primera actuación en Madrid después de cumplir cincuenta años y la primera también antes de ser galardonados con el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Bueno, claro, y voy a decir un tópico, porque venir a Madrid siempre es especial». Y apostilla Carlos López Puccio con una sonrisa pícara bajo el bigote: «Y son especiales también porque el espectáculo es muy bueno... Algo que no siempre sucede». Retomando la seriedad, Mundstock añade una razón más: «estas funciones van a ser las últimas en Madrid de Carlitos, que ha decidido retirarse a pesar de que hemos intentado desistirle de todas las maneras».

Carlitos es Carlos Núñez Cortés, uno de los miembros fundadores del grupo -estuvo incluso en su prehistoria, cuando eran I Musicisti-. No le ha resultado fácil tomar la decisión de abandonar el grupo del que forma parte desde hace medio siglo. «Me ha costado tomarla, por supuesto. Uno siempre se pregunta: “¿Y después qué haré?, ¿cómo me sentiré?” Ya estoy elaborando el duelo, pero es una decisión que vengo rumiando desde hace tiempo. Si bien he envejecido bastante bien, me resulta muy difícil seguir el tren de las actuaciones; mis compañeros son más estoicos y aparentemente tienen más energía que yo para hacer giras de un mes trabajando todos los días. Yo intenté convencerles de que trabajáramos una vez al mes, pero no lo conseguí... Fueron irreductibles y me tocó dar un paso al costado».

Núñez le ha dado a Les Luthiers -continúa- «una gran parte de mi vida, toda mi libido de artista y de creador, y me voy muy feliz». No quita para que, confiesa, haya tenido que recurrir a un terapeuta -algo muy argentino- para afrontar su «jubilación».

Queda un mes para que reciban en Oviedo el premio Princesa de Asturias, un galardón por el que se sienten muy honrados. «Es como si hubiéramos cambiado de estatus -dice López Puccio-. Nosotros siempre nos consideramos unos humoristas, unos payasos elegantes con un humor refinado, y de pronto que nos coloquen en este pedestal es cambiar de nivel; nos da una dimensión que no sé si merecemos pero que nos enorgullece muchísimo». Ya han recibido instrucciones sobre el protocolo de la gala, aunque si se les pregunta sobre lo que les sugiere Asturias, son claros al respecto: «Yo pienso en arroz con leche y en fabada -dice Núñez, y todos corroboran-, y no necesariamente por ese orden».